DESDE EL PARQUET

Repsol apunta a lo más alto

El pro­ceso de des­car­bo­ni­za­ción ini­ciado en las prin­ci­pales eco­no­mías mun­diales está obli­gando al sector pe­tro­lero a buscar al­ter­na­tivas de cre­ci­miento en ener­gías re­no­va­bles. Casi todas las grandes pe­tro­leras tienen ya su di­vi­sión de energía limpia y ahora toca ir re­for­zán­dola en la misma me­dida en la que el pe­tróleo vaya per­diendo fuelle como prin­cipal com­bus­tible en un fu­turo no muy le­jano.

En este contexto se enmarca el interés de la petrolera española en la puja para la adquisición de X-Elio después de que el fondo de capital riesgo KKR, propiedad del 80% del capital (el resto continúa en manos de Gestamp) anunciara a finales del año pasado su intención de vender. Para ello deberá competir entre otros con Iberdrola y el fondo canadiense especializado en infraestructuras Brookfield, dispuestos a participar también en la carrera.

La compra de esta compañía de producción fotovoltaica estaría valorada entre los 1.000 y los 1.200 millones de euros. En la actualidad cuenta con plantas distribuidas en 12 países con una producción total de 650 megavatios y aunque la rentabilidad de sus plantas supera el 7% en los últimos años viene arrojando pérdidas.

Además de buscar la rentabilidad de la compañía con la aportación de su “know how”, el especial interés de Repsol pasa por reforzar aún más su división de renovables tras cerrar recientemente la adquisición de los activos de Viesgo que le ha convertido en un actor relevante en la producción de electricidad en el mercado español.

Este es uno de los motivos esgrimidos por los analistas de HSBC para mejorar ligeramente su precio objetivo de 17,7 a 18 euros por acción, lo cual supone un potencial alcista del 20% respecto a su actual cotización de mercado que justifica su recomendación de comprar.

En línea con la recomendación del consenso de los analistas recogido por Reuters. El precio objetivo medio de las firmas que siguen al valor se sitúa sobre los 17,8 euros, de las cuales 23 aconsejan comprar los títulos de Repsol, seis mantener y tres vender.

Sin embargo, no todos los analistas comparten esta opinión. Barclays ha rebajado hace poco su recomendación de sobreponderar a igual que el mercado debido a su alta exposición a Venezuela en un momento de alta incertidumbre para el país latinoamericano. La petrolera española tiene cerca de 700 millones de euros en activos allí a través de su negocio de exploración y producción de hidrocarburos.

De los “blue chips” las bolsas españolas, Repsol es el que mejor comportamiento está teniendo junto al BBVA con una revalorización en el año del orden del 8%, en un nuevo proceso alcista que apunta directamente hacia sus máximos absolutos.

Artículos relacionados