DEUDA PÚBLICA

La deuda española no bajará del 90% del PIB en 10 años

Pensiones
Pensiones

La AIReF ha ac­tua­li­zado sus pro­yec­ciones de deuda, in­cor­po­rando sus nuevos es­ce­na­rios de gasto en pen­sio­nes. Para ello se han te­nido en cuenta las pro­yec­ciones de­mo­grá­ficas de largo plazo pro­pias, su im­pacto en el mer­cado la­boral y el cre­ci­miento eco­nó­mico y una es­ti­ma­ción gra­nular del efecto de las re­formas del sis­tema de pen­siones lle­vadas a cabo en 2011 y el factor de sos­te­ni­bi­li­dad. Según con­cluye, la deuda pú­blica es­pañoa se man­tendrá por en­cima del 90% del PIB du­rante los pró­ximos diez años.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal ha publicado en su página web el último Observatorio de Deuda, en el que calcula el impacto en la deuda pública de las recientes previsiones del gasto en pensiones, incluidas en la Opinión que publicó la institución el pasado 9 de enero.

Del Observatorio se desprende que la ratio de deuda sobre PIB se estabilizaría en el entorno del 90% en los próximos diez años en un escenario inercial a políticas constantes, que implica mantener los saldos presupuestarios de 2018, y teniendo en cuenta el gasto acumulado de mantener el poder adquisitivo de las pensiones.

A partir de 2030, la ratio de deuda sobre PIB volvería a ser creciente.Los cambios más destacables en el diagnóstico de la sostenibilidad del sistema son:

 La vinculación de las pensiones a la inflación supone una presión sobre el gasto, especialmente a partir de los años 30, como consecuencia de la jubilación de las cohortes del baby boom. A falta de medidas que la compensen, esta deriva implicaría un aumento en la deuda pública acumulado de unos 50 puntos de PIB en 2048

 En un escenario inercial a políticas constantes, si se mantuvieran los saldos primarios de las distintas administraciones observados en 2018, y teniendo en cuenta el gasto acumulado de mantener el poder adquisitivo de las pensiones, la ratio deuda sobre PIB se estabilizaría en el entorno del 90% hasta 2030, volviéndose creciente a partir de entonces.

 En un escenario normativo, con una política fiscal orientada a conducir el stock de deuda de los distintos subsectores a su nivel de referencia (13% del PIB para las CCAA y 44% para la Administración Central y Seguridad Social), y asumiendo las presiones de gasto procedentes de la actualización de las pensiones al IPC, la deuda se estabilizaría por debajo del 75%. Este escenario implica la generación de saldos primarios muy exigentes desde una perspectiva histórica.

 La vuelta a un escenario decreciente de deuda, que converja al nivel de referencia del 60% del PIB para el conjunto de las AAPP requiere, además de los supuestos implícitos en el escenario normativo, la implementación de reformas que mitiguen el impacto del envejecimiento, por ejemplo mediante la profundización en las reformas paramétricas del 2011 -que podrían llegar a un impacto acumulado similar al Índice de Revalorización de las Pensiones.

La vinculación de las pensiones a la inflación supone una presión sobre el gasto, especialmente a partir de los años 30, como consecuencia de la jubilación de las cohortes del baby boom. A falta de medidas que la compensen, esta deriva implicaría un aumento en la deuda pública acumulado de unos 50 puntos de PIB en 2048.

Artículos relacionados