DESDE EL PARQUET

Endesa, oportunidad de crecimiento

La ex­ce­lente si­tua­ción de Endesa para captar opor­tu­ni­dades de cre­ci­miento a largo plazo, la so­lidez de su ba­lance y la fle­xi­bi­lidad de sus di­vi­den­dos, son al­gunos de los ar­gu­mentos re­co­gidos por la agencia de me­di­ción de riesgos in­ter­na­cional Fitch para me­jorar la ca­li­fi­ca­ción de la com­pañía eléc­trica de ca­pital ma­yo­ri­tario ita­liano.

En su último informe, la firma ha mejorado el grado de inversión de Endesa de BBB+ a A- con perspectiva estable gracias a la calidad buena y moderada sensibilidad de su actividad a largo plazo en un entorno adverso.

Los expertos de Fitch destacan el buen posicionamiento de Endesa debido a su fortaleza en renovables, lo cual le permitirá cubrir la pérdida de producción doméstica provocada por el proceso de descarbonización que se cerrará en 2020. El impacto en la generación de beneficios será así casi neutro, según las estimaciones de la firma.

Para ello, destacan la inclusión por parte de Endesa de un 1 GW de fuentes de energía renovables adicionales en su último plan de negocios, con un gasto de capital asociado de aproximadamente 1.000 millones de euros. La capacidad adicional, tanto eólica como solar, y la que ya se adjudicó en 2017 servirán para reemplazar la pérdida de la producción nacional de carbón.

Una subida de escalón que viene a ratificar el excelente momento de Endesa en Bolsa. Los títulos de la eléctrica se mueven en zona de máximos absolutos en una espectacular tendencia ascendente desde el pasado mes de noviembre con un alza cercana al 30%. Este movimiento le ha permitido superar la importante barrera de los 20 euros por acción, nivel de estancamiento durante los dos últimos ejercicios, abriendo un nuevo impulso alcista.

En este punto, los analistas discrepan sobre su capacidad para mantener los avances. Unos se inclinan por la posibilidad de que este impulso esté llegando a su fin y la necesidad de consolidación antes de continuar al alza mientras otros consideran que la intensidad y consistencia de este movimiento permite pensar en objetivos más ambiciosos cercanos a los 23 euros por acción como mínimo.

A su favor juega además su baja relación de beneficio rentabilidad con un PER de apenas 14 veces para su gran capacidad de generar caja, así como una rentabilidad por dividendo del 6,31%, muy por encima de la media del mercado continuo.

Artículos relacionados