Se prevén cap­ta­ciones de hasta 2.000 mi­llones de euros du­rante el año

El capital riesgo acumula más incertidumbres

El nú­mero de fondos in­ter­na­cio­nales que operan en España au­mentó de 157 a 184

capital riesgo
Capital riesgo.

Crecen pero no exentos de riesgo, como su nombre in­dica. De he­cho, las ope­ra­ciones de los grupos de ca­pital riesgo se han dis­pa­rado enor­me­mente y pa­rece que la di­ná­mica puede se­guir esa ten­den­cia, lo cual ge­nera in­cer­ti­dum­bres de cara al largo plazo. En los úl­timos años ha man­te­nido un desa­rrollo as­cen­dente y ahora se es­pera que al­cance cap­ta­ciones de 2.000 mi­llones de eu­ros. Una cifra que ge­nera bas­tantes in­cer­ti­dum­bres en suelo es­pañol prin­ci­pal­mente en el ám­bito em­pre­sa­rial.

Las gestoras de capital riesgo no se echan atrás. La incertidumbre que planea sobre los mercados parece que está quedando en un segundo plano para la estrategia que están desarrollando estas firmas, con la estimación de captaciones que está sobre la mesa. Y es que se espera que el volumen alcance los 2.000 millones de euros y solo sería superado por el año 2016. Todo ello, gracias a los 600 millones de euros que ya están fijado por Portobello.

Asimismo, en términos de captación de recursos, los nuevos vehículos consiguieron levantar 2.151 millones, un 17% más que hace un año, aunque el 65% procede todavía de gestoras internacionales. También se puede destacar la evolución del venture capital (capital semilla), donde hay muchos fondos novedosos desembarcando en nuestro país, a pesar de que los datos de inversión en este área ha descendido un 22%, debido a que el pasado ejercicio fue muy alto por la ronda de Rakuten en Cabify.

De este modo, en términos del mercado de mid-market, los fondos nacionales siguieron siendo los grandes protagonistas en este segmento, donde se invirtieron 1.467 millones, un 25% más. El calentón es bastante elevado.

El sector está creciendo de manera consistente y eso genera confusión para muchas empresas. En esta línea, el ejercicio comienza con bastante entereza para las gestoras que poseen fondos de capital riesgos y que tienen especialización en compañías de mediano tamaño del panorama españo. Sin ir más lejos, ProA Capital ha estrenado el 2019 con bastante solidez al cerrar captaciones de unos 500 millones de euros.

No es la única compañía que tiene provistas cantidades millonarias. Magnum Capital y MCH disponen de nuevos vehículos con los que tienen comprometidos de manera aproximada, 450 y 400 millones de euros, respectivamente, tal y como se deduce de las estimaciones que se conocen a día de hoy. Los dos fondos van a comenzar a entrar en contacto con los inversores durante las próximas fechas. O eso espera el mercado.

Fuentes del mercado consultadas estipulan que este ritmo confirma que se ha desatado un clima de “comprar barato para aprovecharse a posteriori”, que puede ser bastante contraproducente “en el largo plazo”. Las enseñanzas de la crisis están ahí y la quiebra puede ser inevitable en muchos de los casos.

Así las cosas, según Ascri, el número de fondos internacionales que tienen presencia en terreno español se incrementó de 157 hasta 184 en los últimos tiempos. Entre otras casas, BC Partners, Permira, KKR, o Cinven han realizado recientemente operaciones al calor de la recuperación de la economía de España. Todas ellas han visto un importante atractivo en el que extraer rendimientos a futuro, puesto que ha crecido más que la mayoría que los países de su entorno con reformas estructurales.

Naturgy como ejemplo

Como uno de los últimos ejemplos de operaciones amplias de capital riesgo encontramos a CVC, que compró a Repsol su participación del 20% en Gas Natural Fenosa, actual Naturgy, por 3.820 millones de euros. El grupo ya tenía la intención de realizar 1.400 despidos en todos los países en los que opera para ahorrar 538 millones de euros.

Con todo, desde entonces, ya se han realizado 800 despidos de manera voluntaria y hay 300 más previstos.

Artículos relacionados