ANÁLISIS

Ya se cumple un mes desde que el grupo re­co­no­ciera sus in­da­ga­ciones desde junio

Torres (BBVA), como los malos toreros, se lleva otro aviso de la autoridad europea

Luis de Guindos, el vice del BCE, vuelve a pedir "rapidez" en la in­ves­ti­ga­ción abierta

Luis de Guindos
Luis de Guindos

"Maestro, o acaba con el mor­laco o acaba con la pa­ciencia de todo el coso y la mía mis­ma". Esta ad­ver­tencia del pre­si­dente de la Plaza de Toros, ver­da­dera o apó­crifa, al ma­tador que no con­se­guía dar muerte al toro to­cado en suerte, bien po­dría asu­mirla el vi­ce­pre­si­dente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, que acaba de en­viar un se­gundo aviso al pre­si­dente del BBVA, Carlos Torres, para que aclare la in­ves­ti­ga­ción sobre el es­pio­naje de Francisco González (FG) du­rante su pre­si­den­cia.

Los clarines del Banco Central Europeo han vuelto a soplar sobre el cogote de Carlos Torres, presidente del BBVA y apodado como 'El niño de las Tablas'. El afamado banderillero digital parece incapaz de cerrar la faena con muleta y estoque ante el pedazo morlaco que supone la investigación abierta sobre la trama de espionaje encargada por su ahora mozo de espadas, Francisco González (FG), presidente de honor del grupo bancario y conocido en los cosos como "Currito de Chantada".

En el balcón de presidencia, la impaciencia comienza a cundir. El vicepresidente de la primera autoridad taurino/financiera, Luis de Guindos, acaba de enviar un segundo aviso al maestro Carlos Torres para que remate, de una vez, la faena. "La reputación es el principal activo de una entidad de crédito", ha respondido un De Guindos más que harto de la cuadrilla del BBVA.

El actual vicepresidente del BCE ni olvida ni perdona los capotazos que "Currito de Chantada", cuando aún era el primer espada del BBVA, pegó ante algunos astados como la creación de la Sareb, el conocido como el banco malo, o la salida a Bolsa de Bankia, operación anterior a su cargo ministerial pero considerada "cuestión de Estado".

Luis de Guindos, como una de las principales autoridades de esta faena, esperará el tiempo que sea necesario para que "El niño de las Tablas" remate la investigación abierta a estoque, verduguillo o a puñetazos contra la bestia brava con la que ha tenido que lidiar nada más que saltar al ruedo financiero como primer espada.

Cuando las conclusiones estén claras, De Guindos ya decidirá se otorga oreja, rabo o ni le permita la vuelta al ruedo al pinchaúvas que casi acabará rematando al animal por aburrimiento antes que por precisión.

Casi un parto

Justo durante estos días se cumple un mes del reconocimiento del BBVA de la investigación iniciada sobre la supuesta trama de espionajes encargadas por el anterior presidente del grupo bancario, Francisco González (FG), el famoso "Currito de Chantada".

Eso sí, la investigación se había iniciado en junio de 2018, según reconocía el propio banco en dicho comunicado. Por aquel entonces, Carlos Torres, "El niño de las Tablas", aún no había tomado la alternativa en el ruedo bancario español y se mantenía como novillero destacado en la cuadrilla de "Currito de Chantada".

Todo el escándalo de la trama de espionaje de FG ya ha corneado, y de manera más que significativa aunque algunos se cubran los daños como puedan, la reputación del sector bancario español. Unas heridas que se suman a las aún no han llegado a cicatrizar tras los empitonamientos sufridos durante los años de la crisis.

El paso del tiempo corre en contra del actual presidente del BBVA. Carlos Torres, "El niño de las Tablas", tendrá que echar el resto en este envite sin que se le llegue a encoger todo lo que hay por debajo de la taleguilla.

Artículos relacionados