Iberdrola elevó un 5,9% su producción mundial en 2018, impulsada por la aportación de las renovables

Iberdrola, energía eólica
Iberdrola, energía eólica

El grupo Iberdrola elevó un 5,9% su producción mundial en el ejercicio 2018, hasta alcanzar los 145.597 gigavatios hora (GWh), impulsada por la mayor aportación de la generación con fuentes renovables, que creció un 21,7% a nivel global con respecto al ejercicio anterior, según los datos remitidos por la compañía a la Comisión Nacional de los Mercados y Valores (CNMV).

La producción renovable de la energética mejoró en todos los países donde la compañía desarrolla su actividad, con incrementos del 32,6% en España, del 5,4% en Reino Unido, del 9,7% en Estados Unidos, del 13,7% en México, del 23,2% en Brasil (+23,2%) y del 57,7% en el territorio Resto del Mundo (ROW), que incluye su presencia en Alemania, Hungría, Grecia, Portugal y Chipre.

En España, las instalaciones de Iberdrola produjeron un 11,2% más en 2018, destacando especialmente la mejora de la producción hidroeléctrica en comparación con un año 2017 especialmente seco. Así, la generación a partir de agua se incrementó un 72% en el país.

En Reino Unido, la producción de la filial en el país, ScottishPower, se redujo un 10,4% en términos absolutos debido, fundamentalmente, a una menor producción de las plantas de ciclo combinado (-23,8%), que han sido vendidas por la compañía a la empresa Drax.

En Estados Unidos, la filial Avangrid produjo un 10,4% más de electricidad, impulsada especialmente por la mayor aportación de la generación solar, que se incrementó un 36,9% con respecto a 2017.

Mientras, la producción de Iberdrola en México se mantuvo estable en el ejercicio, con un ligero descenso del 0,9%, si bien siguió incrementándose, además de la generación con energías limpias, la aportación de la cogeneración (+57,2%).

Por su parte, Neoenergia, la filial brasileña de Iberdrola, cerró 2018 con un 11,5% más de electricidad producida en el país. Frente al aumento de la generación renovable (+23,2%) se produjo una disminución de la aportación de los ciclos combinados de gas, que redujeron su producción un 10,2%.

En términos de capacidad instalada, Iberdrola cuenta al cierre de 2018 con 47.448 megavatios (MW) instalados en todo el mundo. Esta cifra supone un descenso del 2% respecto al cierre de 2017, debido a la venta de las plantas de generación tradicional en Reino Unido, enmarcada dentro del plan de rotación de activos del grupo por valor de 3.000 millones de euros.

REDUCE SUS EMISIONES DE CO2 MÁS DE UN 12%. Asimismo, las emisiones de CO2 del grupo en 2018 se redujeron un 12,3% a nivel global, con descensos en todos los países. Además, un 68% de la capacidad instalada del grupo a nivel global y el 59% de su producción mundial en 2018 fueron libres de emisiones.

De este modo, el grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán continúa avanzando en su intención de reducir un 50% su intensidad de emisiones para 2030 con respecto a los niveles de 2007 y ser neutra en carbono en 2050.

Artículos relacionados