Las pre­vi­siones más op­ti­mistas de las firmas chocan con el es­cep­ti­cismo ge­neral

El futuro de la bolsa divide más que nunca a los analistas

El ac­tual ejer­cicio se salda con un re­sul­tado más que ra­zo­nable para los in­ver­sores

Ibex 35
Ibex 35

¿Ha lle­gado la hora de las bolsas eu­ro­peas en de­tri­mento de las es­ta­dou­ni­den­ses? ¿Va a le­vantar ca­beza la banca des­pués de dos años de­mo­le­dores en el par­qué? ¿Va a dar el Ibex ale­grías extra des­pués de una subida del 10% en 2019 que no obs­tante lo man­tiene a años luz de los má­ximos hís­to­ricos de 16.000 pun­tos, allá por 2007? Los ana­listas ponen estos días sobre la mesa sus pre­vi­siones para 2020, con una gran di­vi­sión de opi­nio­nes. El con­senso brilla por su au­sen­cia.

En los primeros análisis se vislumbran grandes diferencias entre la opinión de las firmas nacionales y las internacionales. Las primeras son relativamente optimistas respecto al futuro del Ibex en 2020, año que según Bankinter el selectivo acabaría alrededor de los 9.730 puntos. Es decir, en torno a un 4% por encima de los niveles actuales. Hay que decir que la firma estuvo muy atinada con sus expectativas para 2019, que hasta hace un mes se cumplían casi al milímetro.

BBVA sube la apuesta. Y mucho. Cree que el Ibex 35 avanzará un 15%, pero sobre todo marca las diferencias asegurando que lo hará mejor que el resto de índices europeos y también que Wall Street. Es decir, que la bolsa española está ante el gran punto de inflexión tras varios años por debajo de los grandes índices mundiales. Para ello, el crecimiento económico español debería mantenerse estable y el BCE no debería bajar más los tipos de interés.

Dos escenarios eminentemente optimistas, máxime si se une la incertidumbre política que, si no golpea de forma evidente al Ibex, si frena su potencial alcista. Aunque ha recuperado terreno tras caer hasta los 8.500 puntos en agosto, el Ibex no para de moverse de forma lateral desde mediados de octubre y la resistencia de los 9.400 puntos ha sido infranqueable. Sigue lejos de los máximos de abril y de momento no descuenta una mejora del escenario.

"Hay que tener en cuenta que las bolsas se enfrentan a un 2020 muy complejo, lleno de retos. No es sólo que hay de desterrar el fantasma de la recesión, sino que España e Italia siguen siendo dos focos de conflicto político, que hay elecciones en Estados Unidos y que la guerra comercial seguirá ofreciendo episodios cruentos el año que viene. Se puede ver el vaso medio lleno o medio vacío, pero no caben los alardes de optimismo", señalan fuentes bursátiles.

Firmas como Saxo Bank, que cada año lanza una predicciones originales, no descarta que la banca europea sube un 30% en bolsa... si Lagarde sube los tipos de interés. Como referencia, señalar que ningúna de las 10 predicciones de la entidad para 2019 se cumplió. Más allá de las profecías en condicional, algunas de las grandes firmas internacionales están lanzando las primeras recomendaciones de prudencia, los primeros avisos para navegantes de cara a 2020.

Año difícil

UBS habla de un año de difícil predicción en el que las acciones bajarán un 3% en la Eurozona y subirán un 5% en Wall Street. La firma suiza da un máximo del 15% de posibilidades a que el crecimiento global se revitalice en 2020, el mismo que a un escenario de recesión. Da más opciones un crecimiento estable, apoyado en estímulos fiscales y un acuerdo comercial limitado entre EEUU y China. Es decir, que las constantes vitales serían muy parecidas a las del 2019 que acaba.

Pero importa también, y mucho, el efecto contagio de Wall Street, que puede pasar por momentos puntuales díficiles. Morgan Stanley habla de una posible caída de la valoración de los activos estadounidenses a medida que la primera ecomomía del mundo se resienta. Y otro gigante como JP Morgan es aún más explícito anticipando que la caída de los índices estadounidenses puede alcanzar el 20%. Una opción que pondría a temblar a todas las bolsas mundiales.

Por lo tanto, los inversores no lo tienen fácil para sacar conclusiones claras, más allá de que el ejercicio 2020 promete emociones fuertes. "Vamos a ver volatilidad, y eso dará oportunidades para ganar dinero, como ha ocurrido en 2019. Pero habrá que medir muy bien dónde y el momento de entrada y salida. Los mercados no van a regalar nada en 2020 porque hay muchos factores de riesgo", aseguran en una gran gestora nacional.

Artículos relacionados