Las mu­jeres y los ma­yores de 50 años son los más pe­si­mistas sobre su si­tua­ción

Las finanzas personales son la segunda causa de estrés entre los españoles

Los efectos pueden de­rivar en an­sie­dad, pro­blemas car­diacos o de­pre­sión

Pesimismo y estrés.
Pesimismo y estrés.

Por mucho des­pego hacia el sector fi­nan­ciero en ge­ne­ral, por dis­tintos mo­ti­vos, los es­pañoles su­fren por su si­tua­ción fi­nan­ciera par­ti­cular hasta el punto de que se ha con­ver­tido en la se­gunda causa de es­trés, con dis­tintas efectos sobre la sa­lud. Las mu­jeres y los ma­yores de 50 años, tal vez por todo lo asu­mido y sus cir­cuns­tan­cias par­ti­cu­la­res, son los que más su­fren esta pre­sión mien­tras que los más jó­venes son los que va­loran de ma­nera más po­si­tiva su si­tua­ción.

Muchas son las preocupaciones de cada uno, pero la de la situación financiera se ha convertido en la segunda causa que afecta a la salud mental de la mayoría de los españoles. Esa es una de las conclusiones que se extraen de un informe publicado por el Ministerio de Sanidad y que ha corroborado un estudio de Cigna, la compañía especializada en seguros de salud.

Desde luego, el objetivo de llegar a fin de mes es más que compartido. Sobre todo, en momentos de incertidumbres y tras la dura crisis económica que ha dejado algunas heridas que no llegan a cicatrizar del todo aunque se puedan dar por superado los peores momentos de los últimos años.

Las cifras, sin embargo, tampoco son muy alarmantes, a pesar de un cierto empeoramiento en la percepción. Según el estudio citado, el 55,2% de los españoles consideran que la situación de sus finanzas personales es buena, pero sólo un 18% de los encuestados reconoce tener una "muy buena o excelente" posición personal en su finanzas personales. Dicho porcentaje supone una disminución de cinco puntos respecto a los datos obtenidos en 2018.

Estrés financiero

Los colectivos más afectados por lo que se ha denominado "estrés financiero" varían mucho tanto por género como por edad. De esta manera, las mujeres son las que califican peor su situación (54,5%), mientras que los hombres que tienen esa percepción alcanzan un 55,9%.

Los mayores de 50 años son los que se muestran más negativos sobre sus finanzas personales, ya que tan sólo el 52,9% considera que su situación es positiva en las circunstancias actuales.

En contraposición, y pese a lo que se podría pensar sobre las nuevas generaciones, aquellos comprendidos entre los 25 y los 34 años son los que mejor valoran la situación de sus finanzas personales (57,2), por encima del segmento de los que tienen entre 35 y 49 años (55,9%).

La vivienda, la jubilación, la educación familiar (con hijos a cargo) o un potencial despido laboral son algunas de las preocupaciones económicas más habituales entre los españoles que han participado en el citado estudio.

Efectos diversos

El denominado estrés financiero puede tener diversos efectos, tanto físicos como mentales. Las preocupaciones derivadas de las inquietudes monetarias contribuyen a la aparición de problemas de ansiedad, depresión o achaques cardiacos.

Ante todos esos problemas de salud, la aseguradora Cigna recomienda algunas pautas para evitar entrar en la situación de estrés financiero. Las recetas no dejan de ser muy básicas, desde un registro de los ingresos y gastos, hasta evitar gastos superfluos que puedan deteriorar las finanzas personales.

Artículos relacionados