LIBROS

Antonio Lago Carballo, un retrato de un humanista discreto y cultivado

Marisa Navas pre­senta un libro ba­sado en los es­critos del des­apa­re­cido in­te­lec­tual

Presentación Lago Carvallo.
Presentación Lago Carvallo.

Antonio Lago Carballo, un político e intelectual hombre tan discreto como culto, fue de alguna forma homenajeado en la noche del miércoles en la Fundación Ramón Menéndez Pidal en la presentación de un libro que, a falta de sus Memorias, rememora su intensa vida y muchos de sus escritos inéditos.

Marisa Navas, periodista, comunicadora y actual presidenta de La Información, presentó como autora un libro que se ha basado en la vida del prohombre a través de la obra 'Antonio Lago Carballo, un hombre de concordia' (Marcial Pons), que trata de cubrir el vacío existente en la España actual sobre la Transición política, en la que participó activamente como miembro de los gobiernos de Adolfo Suárez.

En la presentación del libro, Navas tachó de osadía su intento de describir momentos de la vida de un referente intelectual y personal como es Antonio Lago Carballo. Pero como un reto que era, la primera mujer directora de un diario de tirada nacional en 1995 -'La Gaceta de los Negocios'- asegura haber puesto todo el entusiasmo en la elaboración de una obra que surgió cuando el profesor José Luis García Delgado le propuso asumir la tarea de contribuir a conservar la memoria de una vida por muchos motivos admirable.

Según la nota publica por La información, Lago Carvallo se vio inmerso, desde muy joven, en empresas de responsabilidad pública participando en proyectos intelectuales y políticos junto a figuras de la talla de Pedro Laín o Joaquín Ruiz-Giménez, pasando a formar parte de esa élite que marcó el rumbo del país en la segunda mitad del siglo XX.

A través de las 207 páginas, en las que merecen mención especial el testimonio gráfico, se pone de manifiesto lo que significó para la época en la que vivió este profesor, humanista, gran comunicador, insaciable conversador y catalizador de proyectos culturales. Navas ha recopilado el material más preciado para ello: sus propios escritos. Durante un año ha indagado en periódicos de la época y recopilado cartas, documentos y escritos de Antonio Lago Carballo que guardaban sus hijos.

La autora ha concatenado este material histórico con su texto dando luz a un hombre de consenso, talante liberal y capacidad de diálogo, rasgos todos ellos que cultivó a lo largo de su vida y que hoy, en los tiempos tan difíciles que se viven en política, tanto se añoran.

Artículos relacionados