Moody's resalta el programa de Repsol de llegar a cero emisiones en 2050

Estima que la com­pañía tiene una con­si­de­ra­ción de ca­lidad cre­di­ticia cada vez más im­por­tante

Antonio Brufau, Repsol.
Antonio Brufau, Repsol.

Moody's ha va­lo­rado po­si­ti­va­mente el com­pro­miso de Repsol de ser una com­pañía cero emi­siones netas en 2050 y ha seña­lado que "no ve un im­pacto di­recto in­me­diato" en la ca­li­fi­ca­ción o pers­pec­tiva de la ener­gé­tica.

En un informe, la agencia de calificación afirma que el deterioro de 4.800 millones de euros después de impuestos que registrará la compañía por la aplicación del nuevo escenario de precios de crudo y gas consistente con los objetivos climáticos del Acuerdo de París, y que se reflejará en sus resultados de este ejercicio 2019, no tendrá un impacto directo inmediato en su rating ('Baa1').

Así, a pesar de este deterioro en el valor contable de algunos activos del grupo, especialmente de exploración y producción de hidrocarburos en Estados Unidos y Canadá, como consecuencia de la reducción en las expectativas de precios futuros del gas, destaca el compromiso de Repsol para reducir su huella de carbono, lo que está convirtiéndose en "una consideración de calidad crediticia cada vez más importante".

En el caso concreto de este deterioro de activos, que no afectará a la generación de caja ni a la retribución a los accionistas de la compañía, Moody's estima que representa aproximadamente el 8% de los activos totales de Repsol y alrededor del 15% de su patrimonio total a cierre del pasado mes de septiembre.

La agencia de calificación también cree que las actuales métricas del grupo, que serán algo más ajustadas debido a ese deterioro, mejorarán en los próximos 12-18 meses, respaldadas principalmente por el crecimiento de las ganancias en el negocio de 'Upstream' (Exploración y Producción), así como en los potenciales beneficios en el área de 'Downstream' (Refino, Química, Movilidad, Lubricantes, GLP, Trading, Mayorista de Gas, y Repsol Electricidad y Gas) procedentes de la regulación IMO 2020 (que obliga a los barcos a reducir del 3,5% al 0,5% la emisión de azufre), "para la cual la compañía está bien posicionada".

En lo que se refiere a negocios de generación baja en carbono, Moody's señala que para Repsol está jugando "un papel cada vez más importante". En el nuevo objetivo de compañía cero emisiones a 2050, el grupo también aumenta su objetivo de capacidad de generación renovable en 3 gigavatios (GW), hasta los 7,5 GW para 2025, y apuesta por iniciar su expansión en otros mercados para convertirse en un actor internacional relevante en energías 'verdes'.

NUEVO PLAN ESTRATÉGICO

El grupo presidido por Antonio Brufau lanzará en el primer semestre del próximo año un nuevo plan estratégico 2021-2025 para definir esta senda, que le convierte en la primera compañía de su sector en asumir el objetivo de cero emisiones netas en 2050.

En este camino hacia la descarbonización de la compañía en los próximos 30 años, Repsol se plantea nuevas metas de reducción de su indicador de intensidad de carbono sobre la base del año 2016: del 10% en 2025, del 20% en 2030 y del 40% en 2040, avanzando así hacia las cero emisiones netas de CO2 en 2050.

Artículos relacionados