BOLSA

Liberbank agita al sector y a los foros

Los mo­vi­mientos de ca­pital en Liberbank han exa­cer­bado los ru­mores en los foros bur­sá­tiles sobre un pro­ceso de con­cen­tra­ción en el sector ban­cario es­pañol. En estos días, el tercer ac­cio­nista de la en­tidad as­tu­riana, el me­xi­cano Ernesto Tinajero, ha ce­dido al Santander los de­re­chos sobre un 3,5% del ca­pital en busca de li­quidez para abonar los prés­tamos con­ce­didos en su día para com­prar las ac­cio­nes.

En concreto, Tinajero entró en el capital en mayo de 2014 con una participación valorada en 164 millones de euros y después respaldó la ampliación de capital de 2017 con otros 37 millones. De este modo, acumularía unas minusvalías de más de 100 millones.

Eso le ha obligado a ceder sus derechos a la entidad cántabra a través de un 'equity swap' y un 'prepaid foward'. Derivados con vencimiento en la primera semana de junio de 2020, momento en el banco tendrá un "derecho incondicional" a quedarse ese porcentaje de Liberbank.

Este acuerdo se alcanzó el pasado verano, y en un primer momento solo contemplaba una participación pignorada del 2,3%, pero que se ha elevado otro 1,18% ante las necesidades de financiación del mexicano. La participación total de Tinajero en Liberbank es del 7,14%, que a día de hoy estaría valorada en algo menos de 70 millones.

Circunstancia que ha disparado la rumorología. En teoría, el objetivo del Santander no sería tomar posiciones en Liberbank, pero es un posible escenario en función de la capacidad de pago de Tinajero y de la situación en bolsa de esta entidad. Según datos de Bloomberg, la gestora del Santander controla el 1% de Liberbank a través de sus fondos de inversión.

Pero este no ha sido el único movimiento de capital en la entidad asturiana en los últimos tiempos. El segundo gran accionista, el fondo Oceanwood, habría comprado a mediados de noviembre, según los rumores, a través de unos de sus fondos, otro 0,4% del banco para aumentar su participación hasta el 17,5%.

Operación -que algunos ligan a la realizada por el Santander como movimientos en la sombra para hacerse con su control- que no estaría registrada aún en la CNMV. Un organismo regulador del que se quejan los bolsistas por está haciendo muy poco para aclarar la situación, que se embrolla aún más después de que esta entidad y Unicaja hayan retomado las conversaciones de cara a una posible fusión con el beneplácito del Banco de España tras el fiasco de las negociaciones esta pasada primavera.

Artículos relacionados