Monitor de Consumo Bancario

El ín­dice cierra di­ciembre en ne­ga­tivo tras tres meses de leves subidas

Hipotecas: 2020 no hinchará el euríbor

El BCE ha de­jado en paz los tipos y no se es­pera un cambio de ten­dencia

Euribor
Euribor

Ciertamente ha sido un año agi­tado en un mer­cado al que no es di­fícil colgar la eti­queta de con­vulso, como es el hi­po­te­ca­rio. Una nueva ley, la tem­pes­tuosa po­lé­mica en torno a los gastos apa­re­ja­dos, la pro­mo­ción del tipo fijo, el pleito sobre el ín­dice del IRPH en la Justicia Europea... y con las uvas ha lle­gado la subida del eu­rí­bor. Una ten­dencia al alza que se ha sos­te­nido du­rante los úl­timos tres meses de 2019, pero que no debe preo­cupar a los usua­rios: 2020 no traerá un in­cre­mento sig­ni­fi­ca­tivo de los ti­pos, y los bancos lo sa­ben.

El pasado 24 de diciembre, último día detallado en las estadísticas del Banco de España (BDE), la tasa alcanzó el -0,26%, por debajo del -0,27% establecido en noviembre y lejos del -0,35%, suelo histórico al que cayó en el mes de agosto. Esta serie indica que ha iniciado una leve pero constante remontada.

Ajuste, no vuelco

Los expertos estiman que los hipotecados no deben temer un escenario de escalada en los próximos tiempos. Simone Colombelli, director de hipotecas de iAhorro, opina que los datos obedecen "a la tendencia de los últimos meses del índice donde hay pequeñas subidas y pequeñas bajadas. No creemos que a día de hoy haya un cambio de tendencia, simplemente es un ligero ajuste".

“Hasta que no llegue el primer trimestre de año no podemos hablar de ninguna tendencia. En ese momento podremos empezar a valorar varias cosas como las primeras decisiones de Christine Lagarde, la nueva presidenta del Banco Central Europeo (BCE)”, explica Colombelli.

Aunque se esperaba que en septiembre la nueva presidenta de la institución, Christine Lagarde, profundizase aún más en las medidas de estímulo promulgadas por su antecesor en el cargo, Mario Draghi, finalmente las medidas se limitaron a un pequeño incremento de la tasa de depósito. Esto, entre otros factores, ha influido en la débil recuperación del euribor, que en ningún caso, auguran las voces autorizadas, anticipa una subida sensible del índice.

La banca, resignada

Es más: las entidades financieras han asumido que el año que empieza consolidará aún más el signo negativo del euríbor, y han adaptado sus estrategias para afrontar esta coyuntura. Miquel Riera, experto en hipotecas del comparador financiero Helpmycash.com, vaticina una nueva guerra de precios entre los gallitos del corral bancario, batalla en la que los clientes tienen mucho que ganar, especialmente los que opten por el tipo fijo.

"Como ya ha ocurrido este año, es posible que la banca rebaje sus intereses fijos (que seguirán siendo más altos que los variables) para incentivar su contratación", opina Riera. "Habrá que mirar con lupa, sobre todo a partir de la primavera de 2020, a las entidades que ya iniciaron guerras de precios en el pasado, como Bankinter y BBVA o, sobre todo, a las firmas online como EVO Banco, Openbank y MyInvestor".

Este especialista tampoco descarta una subida de los diferenciales en los préstamos a tipo variable o un regreso de la comisión de apertura.

Un momento que marcará el devenir de 2020 en el aspecto financiero será la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la abusividad del índice IRPH. Si el fallo resulta adverso para la banca, las entidades se enfrentan a la obligación de reembolsar hasta 44.000 millones de euros a los afectados, según cálculos de Goldman Sachs.

Naturalmente, llegado este caso los bancos tomarán medidas para sanear sus balances. Riera cree que no aumentarán la concesión de créditos -"lo desaconseja la morosidad", explica-, por lo que encarecerán los productos que ofrecen, entre ellos, los diferenciales de las hipotecas, las tarjetas de crédito, etc.

La evolución del precio de la vivienda tendrá influencia, y mucha, en el devenir de las hipotecas. Se espera que el mercado inmobiliario pase por una etapa de estabilización en 2020, por lo que el número de préstamos hipotecarios concedidos también se estancará o bajará. En consecuencia, es previsible que su precio suba ligeramente.

Artículos relacionados