ANÁLISIS

Año nuevo con cambios en la factura de la luz, subidas en Renfe y pensiones congeladas

La subida a fun­cio­na­rios y asi­mi­lados tendrá que es­perar al nuevo Ejecutivo

Protestas por bajos salarios
Protestas por bajos salarios

El año 2020 em­pie­zará mal. Subida de pre­cios y con­ge­la­ción de sa­la­rios. Y por si fuera poco, in­cer­ti­dumbre sobre los fu­turos Presupuestos y las pen­sio­nes. De todos los cam­bios co­no­cidos con los que co­mienza el año, el más re­le­vante es el que afecta al nuevo re­cibo de la luz. Tercera re­forma en 5 años. Lógico que más del 70 % de los es­pañoles no sepa la ta­rifa que ha con­tra­tado, ni como le afecta. Pese a que le afecta y mu­cho.

Todos los consumidores con tarifa regulada tendrán discriminación horaria. Poner la lavadora el fin de semana costará la mitad que de lunes a viernes si se hace a las diez de la mañana o por la tarde. La decisión no es una cuestión menor, pues pese a que una mayoría de hogares españoles desconocen el tipo de contrato que tiene, nada menos que 11,2 millones de clientes están acogidos a la tarifa regulada, denominada oficialmente Precio Voluntario del Pequeño Consumidor (PVPC).

Las otras dos terceras partes de los 29 millones de clientes de electricidad existentes en España, pertenecen al mercado libre. Suman 18,45 millones de clientes incluyendo clientes domésticos, pymes y tarifas industriales. En los últimos cuatro años este mercado libre había captado 3,3 millones de clientes nuevos. Las cifras dadas a conocer recientemente por la Comisión Nacional del Mercado y de la Competencia (CNMC) corresponden al cierre del 2018.

Pese a que una mayoría de los hogares españoles con suministro eléctrico y gas natural desconocen la diferencia entre mercado libre y regulado no es una cuestión baladí. En el caso de los clientes de luz, un 77% desconocen cuál es su tarifa y de los de gas un 74%. Los hogares que sí saben distinguir la diferencia entre contratar tu tarifa a un precio regulado o libre fueron apenas 2 de cada 10.

Los detalles de la tarifa están obligadas a ofrecerlas las cinco grandes eléctricas, Endesa, Iberd5rola, Naturgy, EDP, a las que se suma ahora REPSOL tras su compra del negocio eléctrico de Viesgo.

Contratar en el mercado libre significa que el precio al que se paga la electricidad y/o el gas será el que fije la compañía del mercado libre con la que contratamos.

En cambio, en el mercado regulado se pagará en función de la tarifa que fija el Gobierno a través del llamado PVPC (para la electricidad) y TUR (para el gas)

Este año, todos los consumidores con tarifa regulada tendrán discriminación horaria y en algunos casos diaria. Es decir, entra en funcionamiento un nuevo sistema de fijación de precios dependiente de las horas.

Existen tres tramos con diferentes precios: uno barato, otro intermedio, el 20% más caro que el anterior; y finalmente el caro, un 50% más caro que el barato.

Se considera uno de los mayores cambios de los últimos años en un mercado con muchas novedades pese al desconocimiento del consumidor y de que se aplica de forma obligatoria.

Los tres tramos se distribuyen entre barato, caro e intermedio. El barato se aplicará entre las 12 de la noche y las 8 de la mañana. El caro va de las 10 de la mañana a las 14 horas y de las 6 de la tarde a las 8 de la noche. Al resto de las horas no comprendidas en las horas mencionadas se le aplicará la tarifa intermedia.

La entrada en vigor exigirá una mejora programación de la utilización de los electrodomésticos, sobre todo la lavadora y el lavavajillas.

Contrariamente a la tendencia que se ha producido en los últimos años, los expertos recomiendan cambiarse a la tarifa regulada que durante el fin de semana y festivos conllevará una reducción del precio del 50 %.

En cuanto a las tarifas de último recurso del gas natural, a las que están acogidos los usuarios domésticos, se comienza el año con una rebaja del 4 %, gracias al abaratamiento de la materia prima.

En el ámbito del transporte, el año va a empezar con subidas de los billetes de tren. Las tarifas del AVE lo hacen el 1,1 % así como los trayectos convencionales de larga y media distancia. Una décima más, el 1,2 % lo hacen los servicios de media distancia de alta velocidad. Las tarifas de cercanías, que estaban congeladas desde el 2015, suben otro 1 %.

En cambio, las pensiones, el salario mínimo interprofesional (SMI) y los sueldos de los empleados públicos, y asimilados, se mantiene sin cambios, pese a la promesa del presidente del Gobierno en funciones, a la espera de la constitución del nuevo Ejecutivo.

Todo hace apuntar que se conseguirá el próximo 5 de enero, después de las últimas cesiones del PSOE al partido liderado por Oriol Junqueras, ERC. A la espera de conocer las cesiones que los socialistas han prometido a los independentistas republicanos, la legislatura se promete inquietante.

Artículos relacionados