BOLSA

Las siderúrgicas recuperan músculo

Después de un año ex­tre­ma­da­mente com­pli­cado, mar­cado por el con­flicto co­mer­cial, el sector si­de­rúr­gico em­pieza a le­vantar ca­beza y a re­cu­perar músculo muy pen­diente de la pri­mera fase de acuerdos entre EEUU y China. Unas ex­pec­ta­tivas que han si­tuado a Arcelor Mittal y a Acerinox a la ca­beza de las ma­yores re­va­lo­ri­za­ciones del Ibex 35 du­rante el mes de no­viem­bre.

La mayor subida en estas cuatro últimas semanas se la ha apuntado el grupo de origen indio con un avance superior al 17%. Con todo, todavía acumula una caída cercana 15% en el conjunto del año. Las tensiones comerciales y los problemas de actividad en algunas de sus zonas de influencia, como ha sido el cierre de su planta en Italia por su alta contaminación han supuesto toda una carrera de obstáculos a lo largo del ejercicio.

Presión que ha afectado a la evolución de sus ingresos, por debajo de las previsiones de los analistas en el tercer trimestre, impulsando sus pérdidas por encima de los 500 millones de euros. Su abultada deuda neta, además, no deja de crecer. Una situación solo contrarrestada por la solidez mostrada por su Ebitda.

Los mercados, sin embargo, están recogiendo ahora la esperanza de un próximo acuerdo comercial, las negociaciones para reanudar la actividad en Italia y las buenas expectativas de la demanda de acero para el próximo ejercicio una vez que se van disipando los temores de recesión global.

Algunos operadores creen que el valor puede ir en busca de los 24 euros en el medio plazo, que le devolvería al nivel de 2018. El consenso del mercado es mucho más moderado con una estimación de precio objetivo sobre los 20 euros por acción, aunque eso también supone un alto potencial de revalorización por encima del 30% desde sus actuales precios de mercado.

Por detrás de Arcelor en la lista de ganadores del mes del Ibex 35 se ha situado Acerinox, con un avance del 15%,. En el año su rentabilidad se va por encima del 17%. Buena muestra de la mayor tranquilidad que supone para el sector los avances comerciales. Aunque en su caso los efectos han sido menos intensos con un negocio más pequeño y más localizado.

Así lo reflejan sus resultados al cierre del tercer trimestre con un beneficio de 113 millones de euros, pese a ser casi un 50% inferiores al año anterior, afectada por una caída de la producción del 10% y los bajos precios.

Tras las últimas subidas, los expertos de Credit Suisse creen que ha agotado el potencial de crecimiento para este año, al estimar su valoración objetiva en los 9,2 euros por acción. Nivel que ha superado ligeramente con los últimos impulsos. Para el consenso del mercado, sin embargo, todavía le queda algo de gasolina hasta los 10,5 euro por acción.

Artículos relacionados