Han co­lo­cado más de 35.000 mi­llones de euros en un mer­cado ya sa­tu­rado

Los bancos cierran un 2019 prodigioso en emisiones que sobrepasan objetivos

Las en­ti­dades se pre­paran para volver a emitir a tipos muy bajos en el arranque de 2020

BCE
BCE

Si el mer­cado de va­lores no ha dado más que dis­gustos a la banca en los dos úl­timos años, el de deuda ha más que col­mado todas las ex­pec­ta­tivas de fi­nan­cia­ción en uno de los mo­mentos más duros del sec­tor. La misma po­lí­tica mo­ne­taria del Banco Central Europeo (BCE) que pone sus már­genes en el dis­pa­ra­dero, per­mite al sector fi­nan­ciero es­pañol emitir tí­tulos por valor de unos 35.000 mi­llones de euros en 2019 en todas las mo­da­li­dades y a los pre­cios más bajos de la his­to­ria.

Desde las sencillas y seguras cédulas hasta la deuda de mayor riesgo, los 'CoCos' y en todas las grandes divisas, dólares, euros o libras, todas las modalidades han sido absorbidas con gran voracidad por los inversores institucionales, ávidos de rentabilidades significativas. Ni la incertidumbre política en España ni las dudas sobre las entidades más dependientes del mercado nacional han puesto coto a la extraordinaria demanda que han registrado las emisiones.

La entidades llegan al tramo final del año con los deberes más que hechos. Según el Banco de España, la ratio de cobertura de liquidez de los bancos españoles supera el 160%, más de 10 puntos por encima de la media europea. Por lo tanto, el sector afronta el final de 2019 más relajado que nunca y sin necesidad de apelar de nuevo al mercado. Fuentes del mercado aseguran que el año de emisiones se puede dar prácticamente por cerrado al margen de operaciones muy puntuales como la que acaba de protagonizar Banco Santander, que ha colocado 1.750 millones de euros en cédulas.

Una emisión que es uno de los últimos coletazos del año. "Puede haber alguna operación de última hora, pero ningún banco tiene urgencias por emitir. En mayor o menor medida, todos tienen las alforjas bien cargadas. Además, hay una cierta saturación de papel bancario español en el mercado. No está mal darse un respiro antes de las fiestas navideñas, cuando el nivel de actividad empieza a bajar, para que los inversores vuelvan a demandar con fuerza nuevas emisiones", señalan fuentes financieras.

Vuelta en enero

De hecho, varias entidades estudian volver a salir al mercado en enero. Quieren volver a probar un mercado que están seguros que seguirá abierto de par en par y lanzar el mensaje de que se siguen financiando a precios atractivos. En realidad no han dejado de hacerlo durante todo este año, especialmente desde que en marzo el BCE dio un giro a su política monetario y apagó cualquier posible expectativa de una subida de tipos en la zona euro.

Una decisión que dio vía libre a la banca para financiarse a precios en muchos casos de saldo y por cantidades que parecían impensables cuando empezó 2019. No sólo se ha superado ya toda la contratación de 2018 a estas alturas del año, sino que también han sido batidas las cifras de un 2017 en el que los bancos se financiaron a manos llenas en un momento en el que sus necesidades de liquidez eran mucho más elevadas que ahora. Por lo tanto, la banca se ha movido en el mejor de los territorios posibles.

En pleno cierre de un 2019 histórico, la banca presentará a la autoridades europeas una hoja de servicio impecable en lo que se refiere a requisitos regulatorios. Bruselas pide al sector un volumen mínimo de captación de recursos en instrumentos susceptibles de absorber pérdidas en caso de resolución. Los bonos senior ha sido el producto estrella de la banca española en un año en el que la deuda le está dando las alegrías que le niega el mercado bursátil.

Artículos relacionados