La ra­len­ti­za­ción del cre­ci­miento man­tiene in­de­cisos a los grandes ca­pi­tales

Repsol, ArcelorMittal, Acerinox y ACS, en el radar del inversor

Morgan Stanley des­taca las em­presas es­pañolas ape­ti­tosas para estos in­ver­sores

Antonio Brufau, presidente de Repsol
Antonio Brufau, presidente de Repsol

Cazar lo más ba­rato po­sible para ob­tener grandes ren­ta­bi­li­dades a fu­turo. Ese es el ob­je­tivo que siempre se trazan los fondos de ca­pital riesgo y que están bus­cando com­pañías por de­bajo de su valor real en las que des­em­barcar en los pró­ximos me­ses. En España hay al­gunas que se en­cuen­tran en su radar y que, si la si­tua­ción po­lí­tica se torna más es­ta­ble, pueden ser sus­cep­ti­bles de in­terés de estos in­ver­so­res. Por ca­pi­ta­li­za­ción bur­sátil y ra­tios como el flujo de caja o el valor con­ta­ble, des­tacan Repsol, ArcelorMittal, ACS y Acerinox.

El mercado de fusiones o adquisiciones ha ido perdiendo fuerza en los últimos tiempos, aunque aún se están produciendo importantes novedades. Una muestra de ello es la posible OPA de Six sobre BME o la compra de LVMH de Tiffany. Se trata de una tendencia que no ha parado, aunque se encuentra algo lejos de los niveles del 2015 al establecerse este tipo de operaciones en los 3 billones de euros, aproximadamente.

La desaceleración económica en la mayoría de los mercados desarrollados parece que está pesando en muchos empresarios y ejecutivos a la hora de lanzarse a grandes inversiones. Un informe desarrollado por Goldman Sachs destacaba que la incertidumbre en el plano político podría pesar “en la escala de acuerdos para el próximo año”.

El banco privado norteamericano exponía que es posible que haya operaciones de tamaño medio, más que grandes fusiones, frente a lo sucedido en 2019, que ha sido “el año más activo desde 2015 para transacciones por encima de los 10.000 millones de dólares”.

Con todo, los analistas de Morgan Stanley destacan que, en el caso de que viremos hacia una mayor certidumbre, hay compañías que se sitúan dentro del radar del capital riesgo por diferentes variables. Como sabemos, se centran en empresas con una valoración baja, comparando su precio actual con el valor contable, los activos fijos o el flujo de caja.

La entidad espera que Europa sea uno de los puntos calientes en el mercado corporativo en 2020. Estos expertos tienen la confianza de que el capital riesgo siga con un elevado ritmo de inversiones, entre las que se incluirían procesos de opas sobre empresas que cotizan en la bolsa.

Mientras los inversores bursátiles se fijan cada vez más en el corto plazo, “los fondos de capital riesgo están más dispuestos a mirar a largo plazo al analizar empresas”, destaca la entidad estadounidense. La voluntad de financiar grandes inversiones y la ejecución de opas donde hay riesgo político a corto plazo “son ejemplos de ello”, añade.

Las compañías más apetecibles

Además, identifican firmas que, además de no ser caras, tengan bajo nivel de deuda y unos márgenes de ganancias por debajo de los que tiene la competencia. De este modo, teniendo en cuenta estos parámetros, hay compañías españolas que se encuentran en el foco de los inversores de capital riesgo cuando vean la oportunidad exacta como Repsol, ACS, Acerinox o ArcelorMittal.

En el caso de la petrolera, en la actualidad tiene una capitalización bursátil que supera los 26.700 millones de euros con un ratio de ebitda (número de veces que el valor de la compañía multiplica el beneficio bruto anual) de 4,8 veces. Unos números bastante apetecibles para este tipo de fondos.

Por su parte, ArcelorMittal resultaría interesante bajo estos mismos parámetros. Con una capitalización bursátil de más de 17.500 millones de euros, su ratio de ebtida está en las 5,3 veces. Asimismo, la otra firma del sector, Acerinox, también les puede resultar apetecible: su capitalización supera los 2.700 millones de euros en los mercados y su ratio de ebitda ronda las 8,4 veces.

Por último, con estos mismos requisitos nos encontraríamos con ACS. La constructora que preside Florentino Pérez tiene una valoración bursátil de más de 12.800 millones de euros con un ratio de ebtida de 5,3 veces. Unos múltiplos a los que los fondos de capital riesgo no son ajenos y que pueden suponer una entrada a futuro dentro de su capital.

Artículos relacionados