Hidalgo tuvo pa­ciencia con su ae­ro­línea plan­tando cara a Iberia du­rante años

IAG aspira a controlar un 25% del tráfico aéreo entre Europa y Latinoamérica

Calcula el coste de este ob­je­tivo en mil mi­llo­nes, el precio pa­gado por Air Europa

Willie Walsh
Willie Walsh, CEO de IAG.

Juan José Hidalgo, socio y fun­dador de Air Europa y el grupo tu­rís­tico Globalia, tiene alma de apos­ta­dor. Desde su sa­lida como emi­grante de su Salamanca na­tal, ca­mino de Suiza, Hidalgo siempre ha con­fiado en su suerte. Y apostó fuerte. Fundó un grupo de trans­porte y de via­jes, siempre con re­cursos aje­nos, y desde el primer mo­mento supo que daría un pe­lo­tazo. Lo in­tentó con va­rios pre­si­dentes de Iberia y al final lo ha con­se­guido con el CEO ir­landés de IAG, Willie Walsh, el grupo al que per­te­nece Iberia. Se han su­mado el hambre con las ganas de co­mer.

Necesitado de expansión pora mantener la bicicleta en pie, International Airlines Group (IAG) va a pagar mil millones de euros por Air Europa. ¿Tato vale la muy modesta aerolínea que apenas tiene unos setenta aviones?

Los expertos en transporte aeronáutico afirman que depende con el cristal como se mire. Aire Europa tiene muchas rutas domésticas en España, desde Madrid a varias ciudades como Valencia, un intenso tráfico con Baleares y Canarias y los enlaces con ciudades europeas. Pero no son esas las que interesan al gran grupo hispano-británico.

Lo que le interesa a IAG de Air Europa es su proyección mundial, pero sólo en sus rutas con Latinoamérica, que realiza con una flota de trece aviones A330 y quince B787. Es ahí donde se centra el interés de Willy Walsh por la compañía de los Hidalgo.

De hecho, es muy posible que IAG tenga problemas con la Unión Europea y tenga que ceder una parte de la actividad de Air Europa el mercado aeronáutico español y comunitario , pero nadie le pondrá problemas por alcanzar el 25% de control de las rutas entre Europa y Sudamérica, donde Iberia más que British Airways o Air Lingus, se juega su futuro.

Razones para pagar mil millones**

Según informa el portal Reportur, de Colombia, IAG tiene su base histórica en el largo radio entre Europa y América del Norte. A su vez, la compañía hispano-británica posee una cuota de mercado significativa con Extremo Oriente (Singapur, Hong Kong) y Australia e India. Sus grandes mercados de largo radio, sin embargo, están muy disputados: el Atlántico Norte o incluso Extremo Oriente tienen una competencia tremendamente importante, con unos precios agresivos y, por lo tanto, a veces por rentables.

Willy Walsh entiende que Latinoamérica es el futuro de IAG y, sobre todo, de Iberia Si la crisis que atraviesa Latinoamérica ha hecho que la demanda sea hoy muy débil, no cabe duda que crecerá. Así lo ha entendido Telefónica, que ha reordenado todo su negocio en la región para capear mejor la crisis y la ralentización económica del continente. Pero cuando la niebla se disipe la demanda se disipará .Iberia controla una cuota de mercado superior al 15%, siendo la primera compañía aérea.

Aspirar a elevar esta cuota es razonable. La cuestión es a que precio. Si llegar al 25% de la demanda supone una inversión es mejor hacerlo por compras que por crecimiento orgánico.. Y Air Europa ofrecía esa posibilidad.

Según los expertos citados por el portal colombiano, habría existido una posibilidad hace meses de que las autoridades de Competencia objetaran que el mercado a Latinoamérica podría quedar muy controlado por las aerolíneas de One World, porque tanto Iberia como Latam eran de la misma alianza y su peso conjunto habría sido descomunal. Pero eso es pasado porque Latam ha roto sus vínculos con American Airlines e Iberia y se ha ‘casado’ con Delta, o sea Sky Team. Por lo tanto, los obstáculos en lo que importa, serán mínimos si lo hay.

Dos aerolíneas que operan entre Madrid y Latinoamérica no parecen precisamente complementarias. Se supone que las dos atienden a los mismos clientes y públicos. Anna, una organización que investiga operativa de aerolíneas, hace una descripción muy aproximada de cuál es la realidad de Iberia y Air Europa en Latinoamérica: la aerolínea del grupo IAG atiende ciudades grandes –Santiago de Chile, Rïo de Janeiro, México– mientras que Air Europa se inclina principalmente por destinos secundarios, aquellos que Iberia abandonó cuando tuvo problemas económicos y debió recortar sus rutas. Por ejemplo, Fortaleza, Recife, Tegucigalpa, Santa Cruz en Bolivia, Asunción, Punta Cana.

Eso sí, AIG tendrá que resolver problemas puntuales de solapamiento, incluso una sobre oferta, como puede ser Buenos Aires, Lima o Sao Paulo. Pero si podrá utilizar sus aviones para canalizarlos hacia otros recorridos, como Bangkok, Tokio o Seúl, que claman por más vuelos desde la capital española. De forma que es previsible que tras la fusión se pueda mejorar el servicio a otros destinos, optimizando la presencia en Latinoamérica.

Artículos relacionados