El vo­lumen de fondos des­cen­derá en 2020 hasta los 20.390 mi­llones de euros

Las salidas a Bolsa en España, estancadas en 2019, se mantendrán descendentes en 2020

La re­cu­pe­ra­ción de OPVs en el mer­cado es­pañol se re­tra­sará hasta bien en­trado el 2021

OPV de Enel
OPV de Enel

El fu­turo de las sa­lidas a Bolsa en España se os­cu­rece cada vez más. Y es que 2020 será to­davía peor que 2019, con un vo­lumen agre­gado de apenas 602 mi­llo­nes, por lo que la re­cu­pe­ra­ción tendrá que es­perar a 2021, según un es­tudio de Baker McKenzie. Las pers­pec­tivas no son buenas des­pués de que el año que se apresta a ter­minar haya re­gis­trado un no­table des­censo con res­pecto al pa­sado ejer­ci­cio. Lo mismo an­ti­cipa otro re­ciente in­forme de Merrill Lynch

Desde Bank of America Merrill Lynch se señala que estas operaciones se verán pausadas en toda Europa -no sólo en España- a la espera de una mejora del sentimiento económico y político.

Según la consultora, la recuperación se producirá en 2021, dónde podría haber un importante incremento de recursos, hasta 1.830 millones de euros, pero igualmente muy por debajo de la cifra de 2018, año en el que llegaron a 3.910 millones de euros. Pero 2020 será todavía peor con un volumen agregado de 602 millones de euros. Una tendencia claramente a la baja.

Esta caída en los saltos al parqué español tienen que ver con “las tensiones geopolíticas y a la desaceleración económica general las débiles perspectivas para 2020”. Es un escenario global “tenso, desapacible” que no invita a estrenos bursátiles arriesgados, dada la volatilidad de los mercados, según exponen.

En esa sintonía se mueve también Bank of America Merrill Lynch. La entidad norteamericana concreta que Europa sigue siendo un polvorín y que le afecta “el resultado de las últimas elecciones en Reino Unido donde se va a terminar por desarrollar el proceso del Brexit”. Una situación que hará que muchas empresas “opten por no salir a Bolsa hasta que el clima se despeje por completo”.

De igual modo, el capital riesgo y los fondos soberanos siguen teniendo mucha liquidez, entre otras razones por las políticas monetarias expansivas, y tienen disposición para abordar compras de empresas con menos contratiempos que con una OPV.

Un 2019 bastante frío

En este sentido, durante 2019 en España no hubo ninguna salida a Bolsa -fuera del Mercado Alternativo Bursátil donde hubo debuts por valor de 317 millones de dólares- consolidando la evolución prevista en la primera mitad del año y continuando la tónica descendente de este tipo de operaciones desde 2017.

Pese a que ninguna empresa ha captado fondos para salir a bolsa en 2019, sí que ha habido un estreno en el mercado continuo, Grenergy Renovables, que ha pasado del MAB al Continuo con un listing puro sin ningún tipo de oferta cotizando desde diciembre de 2019.

La ausencia de estabilidad política nacional, las tensiones comerciales y la falta de soluciones al Brexit son los factores que “han provocado la ausencia de debuts en el año”, tal y como asegura el despacho de abogados.

Enrique Carretero, socio responsable del área de mercados de capitales en Baker McKenzie, destaca que “los factores geopolíticos mundiales no favorecen que las compañías opten por la salida a Bolsa para atraer capital donde la volatilidad puede hacer mella en estos debuts”.

Al haber financiación asequible en los mercados de deuda y liquidez en el capital riesgo para hacer operaciones, “cada vez más vemos operaciones de dual-track y prevemos que la tendencia siga este curso salvo que se aclaren las diversas disputas del plano geopolítico y mejoren los indicadores macroeconómicos”, concreta.

En España son varias las compañías que han tenido que aplazar su OPV (oferta pública de venta) en los últimos años por la delicada situación política. Firmas como Cepsa, Azora o Cabify así lo ponen de manifiesto. Sin embargo, parece que esta dinámica se va a mantener y la falta de apetito para saltar al parqué madrileño continuará, al menos, durante un tiempo.

Artículos relacionados