De los 3.000 mi­llones de euros en co­mida no con­su­mida arro­jados a la ba­su­ra,1.300 mi­llones pro­ceden de los ho­gares

Garbanzos, lentejas y tortilla: un agujero de 3.000 millones

Los es­pañoles des­pil­fa­rran 1,3 mi­llones de to­ne­ladas de ali­mentos al año

banco de alimentos
Solución: banco de alimentos

España es cada vez más di­fe­rente. En un país donde tres de cada diez ciu­da­danos se en­cuentra en el um­bral de la po­breza, existe el iró­nico lujo de tirar al cubo de la ba­sura más de 3.000 mi­llones de euros en co­mida cada año. Así lo pone de ma­ni­fiesto un in­forme sobre con­sumo de ali­mentos en España, ela­bo­rado por el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medioambiente. Muchas veces es por la fecha in­di­ca­tiva, casi siempre errónea o que se cura en sa­lud. Otras porque se compra más de lo que se ne­ce­sita.

En España, se tiran 1.339 millones de euros durante el pasado año (o lo es lo mismo, 1,3 millones de toneladas de alimentos), cuando todavía hay muchas familias que están pasando serios apuros incluso antes de que comience el mes.

Los hogares españoles gastan al año cerca de 70.000 millones de euros en alimentación. El informe de Agricultura señala que arrojan a la basura el 4,6% de esa cantidad. Esto significa que, medido de otra manera, se están tirando al cubo de la basura la escalofriante cifra de 3.200 millones de euros., más del doble de las cifras que dan por absolutas el propio Ministerio.

Pero según la FAO, organización de la ONU para la Alimentación, las cifras sufren de volumen. España sería el séptimo país de Europa que más alimentos desperdicia, una cifra de 7,7 millones de toneladas, lo que equivale a 175,9 kilogramos por habitante,mucho más gruesa de la queda el Miniterio español. Pero es que Alemania, Reino Unido y Francia tiran más comida que nosotros.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (la FAO) ha denunciado que los alimentos que se pierden o desperdician consumen la cuarta parte del agua utilizada para fines agrícolas. Esto equivale a un área cultivada del tamaño de China, y se calcula que son responsables de un 8% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

El estudio realizado por Agricultura indica que el 80% de los hogares tiran a la basura alimentos sin procesar, principalmente frutas, verduras y pan. La cantidad de estos que ya están preparados que se tira al cubo de los desperdicios es menor, ya que solo tres de cada diez familias los arrojan. Entre los platos que se preparan y que van a formar parte de la basura, los más típicos son las lentejas, la tortilla de patatas y los garbanzos. Es lo que más se cocina y, por tanto, con más posibilidades de terminar en la basura.

Contrasentido alimentario

El desperdicio de alimentos resulta preocupante en un país que sólo hace muy poco que ha salido de la mayor crisis económica de la historia y donde sigue existiendo un porcentaje significativo de familias que se encuentra en una situación muy mala. Un país donde oficialmente hay tres millones de trabajadores en paro.

El 26,1% de los españoles se encuentra en una situación de riesgo de exclusión social, según la encuesta de condiciones de vida elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Este indicador tiene en cuenta tres variables, el riesgo de pobreza (según Eurostat, la población que no llega al 60% de la mediana de la renta), la situación de los hogares en cuanto al mercado laboral y una carencia importante de medios materiales.

Aunque en el año pasado se registró una ligera mejoría, casi tres de cada diez españoles se encuentran en riesgo de exclusión social, mientras este país se permite el lujo de arrojar a la basura esos 3.000 millones de euros de desperdicios.

Artículos relacionados