Monitor de Latinoamérica

Débil re­cu­pe­ra­ción del pulso en 2020 tras un ejer­cicio 2019 de es­tan­ca­miento

Latinoamérica atraviesa su peor momento económico en 70 años

Cepal prevé una media de ex­pan­sión re­gional del 0,5% en el pe­ríodo 2014-20

Presentación de Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe
Presentación de balance económico Cepal.

Una mala racha que ya dura de­ma­siado. Si Latam fue la re­gión del Planeta que mejor y con más éxito sorteó la crisis fi­nan­ciera global de 2008, lle­gando a con­ver­tirse en lo­co­mo­tora mun­dial y a crecer a un ritmo su­pe­rior al 6% en 2010, la bo­nanza no se pro­longó de­ma­siado y lejos queda ya la dé­cada do­rada (2003-13). El área se ins­taló en el bajo cre­ci­miento desde 2014, con dos años de re­ce­sión (2015 y 2016).

La Comisión Económica para América Latina de la ONU (Cepal), acaba de tirar de la alarma e indicar que Latam tendría en 2014-20 el período de menor crecimiento en siete décadas: el 0,5%.

En su ‘Balance Preliminar de las Economías de América Latina y Caribe 2019’, el organismo certifica el estancamiento general de la región en 2019, con un ínfimo avance del PIB del 0,1%, y anuncia que el área recobrará pulso en 2020, aunque a ritmo débil del 1,3%. Este ya próximo a su fin 2019 cuatro países, Argentina (-3%), Venezuela (-25,5%), Ecuador (-0,2%) y Nicaragua (-5,3%) tendrán recesión. Será el sexto año consecutivo de bajo crecimiento para las economías de la región, con una tasa casi nula (frente al 1% de 2018).

Desaceleración de demanda interna, baja demanda agregada externa y mercados financieros mundiales más frágiles se suman a un contexto exterior “particularmente complejo” y de incertidumbre por las tensiones comerciales, al que se suman reducción de exportaciones e inversión extranjera para explicar el bajo rendimiento en una área en la que también ha caído consumo y calidad del empleo y en la que rebrota la informalidad laboral. Según Cepal, el cuadro de los últimos años “muestra una desaceleración tendencial de la actividad, con una baja del PIB per cápita, que se habrá contraído el 40% en 2014-19.

A ello se añaden las crecientes y turbulentas demandas sociales en algunos países del área y las presiones por reducir la desigualdad en la región, protestas sobre cuyo impacto ha advertido Moody’s días atrás, tras considerar que México está en recesión técnica y prever estabilidad en la Latam para 2020, con un recuperación del consumo. Cepal indica que Latam ha exhibido en 2019 una desaceleración generalizada y sincronizada en países y sectores. Dominicana (4,8%); Panamá (3,5%); Colombia (3,2%); Bolivia (3%, que repetirá en 2020) y Guatemala (3,3%, que bajará a 3,2% en 2020) serán los países con mayor expansión en un 2019 en que las dos grandes economías, Brasil y México, anotarán un avance del 1% y estancamiento (0%), respectivamente, y en el que Perú y Chile solo progresarán el 2,3% y el 0,8%.

Para 2020, el pronóstico apunta a recuperación en los grandes mercados de inversión española (Brasil, 1,7%; México, 1,3%; Chile, 1%; Perú, 3,2%; Colombia, 3,5%; Panamá, 3,8%) y a un decrecimiento de la economía argentina menor al de 2019 (-1,3%). Dominicana volverá a ser el país de mayor expansión (4,7%) y Ecuador dejará la recesión pero con un raquítico avance del 0,1%. Y Venezuela y Nicaragua atenuarán su recesión (-14% y -1,4%).

Uruguay y Paraguay repuntarán del 0,3% en 2019 al 1,5% en 2020 y del 0,2% al 3%, respectivamente. Costa Rica progresará el 1,8% y el 1,9% y El Salvador el 2,2% y 2,3%. Cuba se expandirá el 0,5% en 2019 y 2020 y Honduras el 2,9% ambos años. Sudamérica crecerá el 1,2% tras decrecer el 0,1% este año; Centroamérica avanzará el 2,6% (2,4% en 2019) y el Caribe, el 5,6% (1,4%).

No todo es negro ni balnco

Con todo, el período 2014-2020 sería el de menor crecimiento en las economías de América Latina y Caribe en las últimas siete décadas, con un avance medio regional en el septenio del 0,5%, frente a medias del 3,5% en 2007-13; del 3,2% en 2000-06; del 3% en 1993-99; del 2,2% en 1986-92; del 2,8% en 1979-85; del 5,9% en 1972-78; del 5,7% en 1965-71; del 5,2% en 1958-64 y del 5,4% en 1951-57. En términos globales, 23 de 33 países de América Latina y el Caribe (18 de 20 en Iberoamérica) presentarán desaceleración en 2019 y 14 anotarán un avance del 1% o menor. A los 4 iberoamericanos en recesión en 2019 se suma Haití en el marco global (-0,7%).

Los expertos destacan que, pese a las dificultades y limitaciones que afronta el área, “a diferencia de épocas anteriores la mayoría de países presenta hoy cotas de inflación históricamente bajas, reservas internacionales relativamente altas y un acceso general a mercados financieros internacionales. Y apuntan a que también las tasas de interés internacionales se hallan en niveles reducidos, condiciones todas ellas que favorecen la capacidad de implementar políticas macroeconómicas tendentes a revertir el actual escenario de bajo crecimiento.

Así las cosas, Cepal advierte que el escenario actual debe mover a rehuir políticas de ajuste y a adoptar políticas para estimular el crecimiento y reducir la desigualdad. “Las condiciones actuales necesitan que la política fiscal se centre en la reactivación del crecimiento y en responder a las crecientes demandas sociales”, según el ente, que aboga por una política fiscal activa sostenible en el tiempo y vinculada a capacidad de crecimiento y productividad y por un fortalecimiento de la capacidad recaudatoria del Estado y una reducción de la evasión fiscal, que representa el 6,3% del PIB de la región.

Artículos relacionados