En un año se ha con­ver­tido en un actor re­le­vante eléc­trico con un mi­llón de clientes

Repsol da un nuevo paso hacia la diversificación energética

La pe­tro­lera lanza la fi­lial Solify para ins­ta­la­ciones de ener­gías re­no­va­bles

Logo de la nueva filial.
Logo de la nueva filial.

Repsol pre­tende con­ver­tirse en un actor re­le­vante del pro­ceso de transición ener­gé­tica en España de cara a lo­grar el ob­je­tivo de emi­siones cero en 2050. Hace una se­mana, anunció un cambio ra­dical en su es­tra­tegia in­dus­trial en todas sus áreas para adap­tarse a los desafíos del cambio cli­má­tico y estar en la ór­bita de la des­car­bo­ni­za­ción com­pro­me­tida por la Unión Europea. Y ahora acaba de lanzar Solify para pro­yectos de au­to­ge­ne­ra­ción fo­to­vol­taica para em­presas y par­ti­cu­lares que ofrece 100% ener­gías re­no­va­bles.

La petrolera que preside Antonio Brufau quiere dar un giro en su actividad, consciente de que el negocio del petróleo tiene muchos detractores y los gobiernos apuestan por políticas energéticas verdes. Aunque la cumbre del Clima que acaba de cerrarse en Madrid, ha acabado en un rotundo fracaso, antes o después, el compromiso de emisiones cero tendrá que cumplirse y los países serán más rígidos con las emisiones de CO2.

Algunos países productores de petróleo asistentes a las negociaciones han mostrado su preocupación por el ataque que se está haciendo al petróleo y la demonización que hay sobre los combustibles fósiles. Países muy dependientes del petróleo como México, Brasil, Nigeria, Colombia y Venezuela han pedido ya medidas de respuesta al descenso del consumo de petróleo y quieren entrar en el paquete de países afectados por la apuesta de las renovables.

El último informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) destaca que el crecimiento mundial de la demanda de petróleo disminuirá considerablemente a partir de 2025 y se estabilizará en 2030. Por otro lado, la disminución de los costes de las baterías hará que el precio de los coches eléctricos comiencen a bajar y no tardarán en volverse competitivos, lo que derivará en un menos consumo de combustibles.

Cambio de escenario de precios

Por ese motivo, en la compañía petrolera no son ajenos a los movimientos sociales que se están produciendo y se han propuesto dar un giro en su estrategia. De entrada, sus directivos reconocen que los objetivos climáticos del Acuerdo de París vislumbran un nuevo escenario de precios de crudo y de gas lo que les obliga a una corrección contable de algunos de los activos del grupo.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, señaló cuando informó del cambio que la petrolera se había propuesto, que estaban convencidos de que deben fijarse objetivo “más ambiciosos en la lucha contra el cambio climático”. “Creemos que el momento para Repsol es ahora. Lo hacemos con la plena garantía de estar apostando por el futuro”, dijo.

Su primera iniciativa, por tanto, será revisar el valor de los activos de petróleo y gas que le supondrá un impacto de unos 5.000 millones en las cuentas de este ejercicio tras tener que provisionar 4.800 millones de euros.

Paralelamente, se ha comprometido aprobar en el primer semestre de 2020 el nuevo plan estratégico 2021-2025, enfocado a asumir el objetivo de cero emisiones en 2050. Sobre el compromiso de avanzar hacia la descarbonización, la compañía que preside Antonio Brufau se ha propuesto pasar de 4.500 MW de electricidad baja en carbono a 7.500 MW en 2025.

Al acecho de compra de proyectos verdes

Por otro lado, la compañía está al acecho de compras de proyectos verdes que se pongan a tiro. Así, la petrolera ha admitido estar en negociaciones con Forestalia para adquirir más de 850 MW, que supondría un desembolso a Repsol de unos 900 millones de euros. El verano pasado ya compró a Forestalia 335 MW de potencia eólica en Aragón.

El anuncio que acaba de hacer la petrolera sobre la creación de Solify, está en línea con esta nueva estrategia de avanzar hacia la descarbonización, pero también supone un elemento más de cambio en su actividad para ser más competitiva y diversificada a la vez.

Tras la creación hace un año de la filial de electricidad y gas, Repsol se ha convertido ya en un actor relevante, con casi un millón de clientes de luz y gas.

Artículos relacionados