ANALISIS

Sánchez inicia contactos para la investidura mirando al Tribunal Europeo de Justicia

El Ejecutivo con­si­dera cru­cial la de­ci­sión de Luxemburgo para evitar unas nuevas elec­ciones

Carles Puigdelmont
Carles Puigdelmont

El pre­si­dente en fun­ciones del Gobierno, Pedro Sánchez, inicia este lunes for­mal­mente los con­tactos con el líder del Partido Popular, Pablo Casado, a las 9.30 de la mañana. Hora y media des­pués lo hará con la líder de Ciudadanos Inés Arrimadas. Pero de lo que todo el mundo es­tará pen­diente en esta oca­sión este lunes y esta se­mana, no es de lo que pasa en el Congreso de los Diputados, donde les ha ci­tado, sino de Bruselas, donde com­pa­rece Puigdemont ante la Justicia belga y cuatro días más tarde de Luxemburgo.

La decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la inmunidad del presidente de ERC, Oriol Junqueras, anunciada para el próximo jueves día 19, es clave para conocer no solo el futuro del principal condenado en el juicio del procès, sino también para el futuro del expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont y para las negociaciones sobre la gobernabilidad de España. Dicho de forma resumida, nos afectará a todos.

Si la Justicia Europea siguiera el informe del Abogado General de la Unión Europea y declara el viernes que los europarlamentarios adquieren inmunidad desde el momento en que son designados, aunque no tomen posesión formal del escaño, podría producirse un vuelco en las negociaciones.

La incertidumbre sobre cual sea la decisión del viernes se debe también a que el 80 % de las ocasiones el Tribunal Europeo sigue la opinión del abogado general. Pero no hay que olvidar que en sus conclusiones en las que consideraba la inmunidad de Junqueras desde el momento que salió elegido europarlamentario, añadía que la cuestión prejudicial planteada por el Supremo dejaba de tener sentido al haber sido ya condenado.

Muy importante en este caso es que lo que disponga el TJUE para Junqueras tendrá repercusión directa en el expresident, Carles Puigdemont, que este mismo lunes tiene que comparecer ante el tribunal neerlandófono de Bruselas.

En la vista se debe decidir si la justicia belga accede a la reclamación española y lo entrega para ser juzgado como líder del procés. Conviene recordar que los tribunales neerlandófonos de Bélgica han sido siempre muy reticentes a colaborar con España, y que tardaron años hasta que accedió a entregar a la justicia española al primer terrorista etarra.

Fuentes de la Fiscalía General del Estado y del entorno del expresident coinciden en su apreciación de que es previsible que el tribunal belga vuelva a retrasar su decisión a la espera de lo que decida el Tribunal Europeo de Justicia.

La incertidumbre sobre la futura decisión es absoluta. Debe pronunciarse sobre la inmunidad de Junqueras. Podría decidir no pronunciarse alegando que ya ha sido condenado a 13 años de prisión y a otros tantos de inhabilitación, lo que le inhabilita para ser europarlamentario. No habría caso que dilucidar.

Esta decisión supondría dar la razón a España y al Parlamento Europeo que no dejó recoger a Junqueras el acta de Eurodiputado.

De ser esta la decisión de Luxemburgo, la defensa de Puigdemont insistiría en pedir a la Justicia belga que no adopte ninguna decisión sobre su extradición a España hasta que el tribunal europeo resuelva la propia demanda contra su extradición presentada por el equipo jurídico de Puigdemont.

En este caso se abren también nuevas incertidumbres. ¿Retiraría el magistrado del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, ¿las euroórdenes contra los investigados huidos a Bélgica y Escocia? ¿Decidiría volver a España Puigdemont si no pudiera ser arrestado inicialmente?

En caso de que este fuera el pronunciamiento de la Justicia Europea, el Supremo debería solicitar el correspondiente suplicatorio al Parlamento europeo para que autorice su investigación y posterior juicio.

¿Y qué haría la Eurocámara? Hasta ahora el Parlamento Europeo, como recuerdan desde fuentes próximas al Ejecutivo español, solo las ha concedido cuando los delitos son perseguibles en todos los Estados miembros. La negativa alemana deja a las claras que el Parlamento Europeo podría no autorizarlo.

Con todas estas incógnitas jurídicas, tan importantes de cara al futuro de los líderes de los dos principales partidos que pugnan por el liderazgo de la autodeterminación catalana, el inicio de las conversaciones del candidato a presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con los partidos políticos y los presidentes autonómicos no promete muchos resultados.

Los líderes de ERC y Junts per Cataluña están constantemente mirándose de reojo de cara al siguiente a la siguiente reivindicación a realizar.

Nunca una decisión judicial había tenido tanta relevancia para el futuro de la formación de un Gobierno y para el futuro propio del país. Teniendo en cuenta que del Tribunal de Justicia Europeo no se puede descartar nada las incertidumbres que se abren esta semana son absolutas.

Artículos relacionados