La OIT pide la crea­ción de im­puestos fis­cales y diá­logo so­cial entre em­presas y tra­ba­ja­dores

Guterres reclama un compromiso de las grandes potencias con la transición justa

El se­cre­tario ge­neral de la ONU prevé que se crearán 65 mi­llones de em­pleos y se in­ver­tirán 26 bi­llones de dó­lares

Guterres, en la COP25.
Guterres, en la COP25.

El se­cre­tario ge­neral de la ONU, Antonio Guterres, ha re­cla­mado a los 200 países asis­tentes a la COP25 se in­vo­lu­cren en el 'proceso de transición justa' para llegar en 2050 al nivel de cero emi­siones que fa­ci­lite un mundo más sos­te­ni­ble. El desa­rrollo de los ob­je­tivos hacia una eco­nomía baja en car­bono “supondrá una in­ver­sión de 26 bi­llones de dó­lares y la crea­ción de 65 mi­llones de em­pleos”, ha seña­lado en la se­sión de este jueves sobre Acción Climática para el em­pleo.

Guterres ha aprovechado la mesa dedicada al empleo para hablar de equidad social y no dejar a ningún país ni continente atrás durante el periodo de transición justa que se ha establecido para que gobiernos, empresas y entidades financieras tomen medidas de adaptación a los compromisos firmados en París.

En vísperas de que concluya la cumbre de Madrid, el máximo directivo de la ONU ha hablado de equidad social, de imaginación para ver el cambio climático de forma inclusiva y de crear el mayor nivel de empleo.

“Seamos imaginativos. Aprovechemos los impuestos del carbono para que se creen las condiciones necesarias para generar empleo y reducir los impuestos a los trabajadores. Esta transición es imprescindible para ayudar a todos, de forma que no sirva para que subsistan los que más tienen”, ha afirmado.

Empleo decente y de calidad

La transición justa es el marco propuesto por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Convención de Naciones Unidas contra el cambio climático para maximizar el empleo y minimizar los impactos negativos que puede generar la transición ecológica y la descarbonibización.

En los acuerdos de París de 2015, los gobiernos reconocieron que la implementación de las medidas, debería tener en cuenta “los imperativos de una transición justa en el mundo del trabajo y la creación de empleo decente y de calidad”.

En la sesión ha intervenido la ministra en funciones para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, quien ha recordado que los planes puestos en marcha en España para cumplir los objetivos de Bruselas de reducir las emisiones entre el 50% y el 55% en 2030, supondrá la creación de entre 250.000 y 300.000 empleos y movilizará unas inversiones en la próxima década de 230.000 millones de euros.

Ribera ha insistido también en que el empleo tiene que ser lo fundamental en todas las medidas que se van a tomar en la COP25. En el contexto europeo, ha señalado que el paquete de medidas que la Unión Europea se propone aplicar en el Pacto Verde ayudará a que todos los gobiernos pongan en marcha planes para potenciar las energías verdes y cerrar las centrales de carbón.

OIT: crear puestos de trabajo y no destruir

El director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Rider, habló igualmente de que los gobiernos son los que tienen que estar al frente de la bandera del empleo y hacer que las exigencias climáticas sirvan para crear puestos de trabajo y no destruir. “Tenemos que cumplir con nuestro mandato y hacerlo sostenible”, pues, según ha declarado, hasta 2030 puede que se creen 30 millones de puestos de trabajo, pero “también se destruirán otros”.

Para amortiguar este impacto negativo, Ruy ha insistido en que hará falta una mayor formación, que sea una transición suave y no agresiva. En segundo lugar, ha hablado de crear impuestos fiscales que ayuden a los gobiernos a invertir en reducción de emisiones. Tercero, que haya un clima de protección social de forma que las personas se sientan avaladas y seguras. Y cuarto, diálogo social eficiente entre empresas y trabajador

Artículos relacionados