BOLSA

Sacyr, presente y buen futuro

El giro en el mo­delo de ne­gocio adop­tada por Sacyr en los úl­timos años pa­rece estar agra­dando a los ope­ra­do­res, una vez su­pe­rada su aven­tura por ha­cerse con Repsol. El grupo ha re­cu­pe­rado la es­ta­bi­lidad per­dida, lo cual le ha lle­vado a mo­verse en estas úl­timas se­ma­nas, tras la pre­sen­ta­ción de sus re­sul­tados del tercer tri­mes­tre, en su nivel más alto desde me­diados de 2015.

El beneficio del grupo se ha elevado hasta los 122 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 12,2% superior al contabilizado un año antes, gracias a la positiva evolución de sus negocios, especialmente en el extranjero. La actividad fuera de España representa ya cerca de un 60% de sus ingresos.

Otro factor a tener en cuenta en la buena evolución de sus cuentas está siendo su acertada diversificación hacia el negocio concesionario. Actividad que sigue reforzando con las recientes adjudicaciones de una autopista en Zamora y, sobre todo, con el proyecto de la Ruta 66 Camino de la Fruta en Chile.

Una importante apuesta que los analistas están valorando de forma muy positiva. De hecho, afirman que los inversores que están comprando hoy Sacyr a precio de una constructora tendrán los beneficios de mañana de una cuasi concesionaria cuando a partir de 2021 empiecen a producirse los fuertes dividendos de sus concesiones tanto en Latinoamérica como las que está gestando en Italia.

En ese momento empezará a aflorar, según explican, mucho valor. Por eso, apuntan, la apuesta ahora de cara al largo plazo puede ser muy rentable. Es más, consideran que sus ratios actuales ya son de por sí realmente interesantes con un PER de 7,6 veces y una rentabilidad por dividendo por encima del 4%, fundamentales que además puede mejorar en los próximos años.

Artículos relacionados