Botín y Galán es­peran que sea la base de una re­gu­la­ción que in­cen­tive las in­ver­siones

La UE aspira a invertir 100.000 millones para afrontar el Pacto Verde

Las re­giones afec­tadas por el cierre de minas y más con­ta­mi­nantes en com­bus­ti­bles fó­siles se verán fa­vo­re­cidas

la UE, en la colp25
La UE, en la COP25

La Unión Europea es­pera 'levantar' unos 100.000 mi­llones de euros entre apor­ta­ciones pú­blicas y pri­vadas para fi­nan­ciar la transición justa que se ha pro­puesto la Comisión Europea en un in­tento de re­bajar las emi­siones entre el 50% y el 55% en 2030. La UE busca ayudar a las re­giones más de­pen­dientes del carbón y más con­ta­mi­nantes en com­bus­ti­bles fó­siles para lo­grar una eco­nomía más sos­te­ni­ble. Asturias, Galicia y la zona norte de Castilla León po­drían re­sultar be­ne­fi­cia­das, así como Alemania y Polonia.

El objetivo de lo que ya se conoce como el Pacto Verde busca reducir a cero las emisiones de dióxido de carbono hasta 2050. La presidenta de la Comisión Europea, la alemana Ursula von der Leyen, se ha propuesto rebajar las emisiones de CO2 en un 50% de aquí a 2030, y llegar incluso hasta un 55%.

El documento que será sometido a debate entre hoy y mañana en la cumbre europea incluye una serie de medidas que se desarrollarán a partir de 2020. Los recursos con los que contará el ‘Green Deal’ o Pacto Verde arrancan con un fondo inicial que se baraja entre 7.000 y 8.000 millones de euros al que se irán añadiendo aportaciones de los países, del propio Banco Europeo de Inversiones (BEI) y fondos privados, con el objetivo de llegar a los 100.000 millones de euros.

El BEI será el banco climático

El BEI se convertirá en el futuro banco climático y tendrá un papel preponderante en el Pacto Verde. A través de dicha entidad, se canalizarán las ayudas que recibirán aquellas regiones más expuestas a la Transición Justa. En el caso de España, el Gobierno en funciones de Pedro Sánchez ha hecho de la Transición Justa uno de los ejes de su política de transición ecológica, con el objetivo de que ninguna de las regiones afectadas se quede atrás.

Dentro de este proceso, se incluye un Plan de Acción Urgente para ayudar a las comarcas con minas de carbón que han sido cerradas como son Asturias, Castilla y León o Galicia, y aquellas regiones que estén afectadas también por la clausura de centrales térmicas.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha calificado el compromiso de “ambicioso” y “solido” pues, según ha señalado, “puede ayudar no solo a generar confianza sino generar un entorno favorable para que otros países se animen a hacer lo mismo”.

Galán: “abre la puerta a otros bloques económicos”

Por su parte, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha mostrado su confianza en que el Pacto Verde “sea la base de una regulación que incentive la inversión, agilice los procedimientos y premie a aquellos que realmente están transformando con su modelo de negocio, desde hace décadas, hacia la economía verde”.

Asimismo, ha señalado que el ‘Green Deal’, alineado con los objetivos de París, “abre la puerta a que otros bloques económicos y países vayan en la misma dirección”.

La nueva hoja de ruta de Bruselas se irá dando forma y retocando en los próximos meses, una vez que los estados de la UE se pronuncien favorablemente, ya que, tanto Alemania como Polonia, se mostraban reticentes ante la imposición de rebajar un 50% las emisiones e incluso llegar hasta el 55% en 2030.

Por el momento, es una declaración de intenciones cuyos puntos más relevantes se tendrán que ir desarrollando a lo largo de 2020, vía propuestas legislativas en la Comisión Europea. Una de ellas será la futura Ley de Cambio Climático que se espera sea aprobada el próximo mes de marzo.

Otra de las propuestas es la creación de un impuesto en frontera sobre las importaciones energéticas de carbono. Dependiendo también de lo que se decida sobre el Artículo 6 del Acuerdo de París se realizará una reforma del sistema europeo de comercio de emisiones, que encarecerá dichas emisiones. Igualmente, está previsto revisar el sistema de concesión de créditos gratuitos a las aerolíneas.

Financiación verde de Banco Santander

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, ha señalado que el grupo “es uno de los líderes de financiación de energía renovable del mundo” y ha asegurado que ejercerá su papel en la lucha contra el cambio climático.

Botín ha afirmado que están intensificando sus iniciativas para contribuir a la transición hacia una economía verde. En esta línea, se ha comprometido a movilizar 120.000 millones de euros en financiación verde de 2019 a 2025 y 220.000 millones hasta el año 2030.

Además, la entidad prevé ser neutra en carbono en 2020. Actualmente, el 43% de la electricidad que el grupo consume procede de energías renovables y quiere llegar en 2025 al 100% renovable.

Artículos relacionados