El sector in­dus­trial, cons­truc­ción y hos­te­lería des­tacan por su mayor mo­ro­sidad

Muchas empresas tienen más deuda de la que publicitan

S&P ad­vierte de que hay una deuda cor­po­ra­tiva eu­ropea de 691.000 mi­llones de euros

Deuda
Deuda

La deuda cor­po­ra­tiva y la mo­ro­sidad se han con­ver­tido en un pro­blema acu­ciante para mu­chas em­pre­sas, cuya evo­lu­ción vi­gilan con aten­ción las agen­cias de ra­ting, junto con otras ins­ti­tu­ciones es­pe­cia­li­zadas en medir los riesgos cre­di­ti­cios. Y es que, tal y como ex­pone Standard and Poor’s en un úl­timo in­forme, los ni­veles de apa­lan­ca­miento de las em­presas eu­ro­peas están por en­cima de lo que se pu­blica hasta as­cender a los 691.000 mi­llones de euros en el mer­cado de bonos de alto ren­di­miento (high yield).

La ristra de documentos que las compañías presentan a los bancos y a los inversores cuando les piden dinero es mucho más amable para las entidades de lo que debería ser, según el último estudio de S&P. Según la información aportada en las emisiones de bonos y préstamos que han hecho las empresas europeas más endeudadas durante 2019, la ratio de deuda que dan es inferior a la que les sale a ellos. Una situación que genera dudas sobre la realidad imperante.

En cuanto el apalancamiento de las empresas con un rating en el tramo del high yield ha ido escalando progresivamente en los últimos ejercicios, más lo han ejecutado “en frecuencia y magnitud”, los ajustes al ebitda que hacen los equipos gestores de las compañías que hacen nuevas emisiones al mercado, tal y como describe la agencia de calificación crediticia.

La conclusión que se extrae es clara: los ajustes que las empresas hacen en el ebitda, en aras de la búsqueda del crecimiento, no están correlacionados con sus criterios, de modo que las cifras de ganancias brutas de explotación de S&P con menores. De esta manera, con un ebitda más bajo, el mismo nivel de deuda tiene más peso en la ratio que los que publica, lo cual aumenta el apalancamiento más de lo que presentan las compañías.

En cuanto a la emisión de estos bonos high yield, sus ajustes analíticos a la deuda y al ebitda “elevan el apalancamiento promedio a 6,8 veces”. Sin embargo, las empresas informan sobre una ratio media de endeudamiento de 5,3 veces. Conjuntamente, el apalancamiento ajustado por S&P Global Ratings suma “aproximadamente 1,5 veces de deuda a la cifra presentada por los equipos directivos a los inversores”, concreta.

Una morosidad en aumento

El dato pone negro sobre blanco de la situación de alto endeudamiento que tienen las empresas y que también refleja el aumento de la morosidad y el retraso de algunos pagos a proveedores. Las facturas comienzan a apilarse durante más tiempo en los cajones de las compañías al mismo tiempo que aumenta la posibilidad de la llegada de una recesión.

La media de pago entre empresas privadas ascendió este año a 89 días, empeorando en 12 días o casi dos semanas respecto a hace tres años, según el último estudio realizado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).

Así, el tejido empresarial del país está incumpliendo de forma significativa el máximo de 60 días establecido por la ley contra la Morosidad.

Asimismo, lo más destacable es que cuanto más grandes son las empresas, más tarden en retribuir los servicios que han contratado. De hecho, estas pagan en una media de 122 días, duplicando los dos meses de máximo fijados en la citada ley, teniendo en cuenta que han mejorado su periodo medio compensación en ocho días.

Más insolvencia en todos los sectores

Tal y como se observa en los datos de confianza empresarial del INE correspondientes a la encuesta del último trimestre del año, el deterioro del optimismo es generalizado. Todos los sectores han cambiado su tendencia a negativo, lo que muestra que el impacto de la desaceleración es ya cuantioso. Los datos de Axesor muestran este mismo panorama con un aumento de insolvencia en la mayoría de los sectores.

En especial, llama la atención los números del sector industrial, donde el número de concursos de acreedores en los diez primeros meses del año se ha disparado un 25% respecto al mismo periodo del año pasado. Lo mismo sucede con la construcción y con la hostelería, que están niveles cercanos o superiores al 10%.

Estos impagos ya están cristalizando hasta en conglomerados solventes como lo es Amazon España. Según publicaba Icired (Información Compartida de Impagos en Red), en la que participan la web de información mercantil Informa (del grupo semipúblico Cesce) y la consultora Everis (filial del gigante japonés NTT), ya se ha registrado el primer impago conocido la firma norteamericana en nuestro país. Una muestra de la realidad que está empezando a penetrar.

Artículos relacionados