ANÁLISIS

El modelo pensiones por capitalización hace aguas en los países donde existe

El Congreso de EEUU in­ves­tiga a Blackstone y KKR, pro­pie­ta­rios de los hos­pi­tales

Sistema de pensiones
Sistema de pensiones

La voz de VOX está re­so­nando en los oídos de mu­chas y mu­chos de los co­pro­pie­ta­rios de una buena parte de la ri­queza es­pañola como un men­saje tran­qui­li­za­dor. Protección al pa­tri­mo­nio, libre ini­cia­tiva re­for­zada y una mag­ní­fica coar­tada para jus­ti­ficar la de­sigualdad en la dis­tri­bu­ción de la renta que es solo fruto del es­fuerzo y del in­genio in­di­vi­dual.

Las injerencias del Estado frenan ese impulso creador y entorpecen y encarecen el proceso productivo. Incluso la protección frente a la vejez estará mejor garantizada por un sistema de capitalización. La actual Seguridad Social no preserva el futuro de nuestros nietos o incluso de nuestros hijos.

¿Por qué no un sistema de capitalización según en el cual cada uno vaya haciendo su propia hucha que le garantice una razonable pensión cuando llegue a la edad del retiro? Coincidencias de la vida muestran, sin embargo, que el paradigma del capitalismo de iniciativa individual para atender a los pensionistas está teniendo una interesante investigación en el Congreso de los Estados Unidos.

Se trata de lo siguiente: las entidades que administran los planes de pensiones rehusan contestar cuál es su estrategia inversora en los fondos de inversión propietarios de hospitales y empresas médicas.

Periodistas anglosajones, norteamericanos e ingleses, venían preguntando a los administradores de los planes de pensiones en una serie de estados americanos (California, Michigan, New Jersey, Oregón) si eran conscientes del deterioro en su reputación como consecuencia de sus vínculos con Blackstone y KKR, dos de los fondos de inversión que están precisamente bajo la investigación del Congreso.

El propio Financial Times en su edición del 4 del 11/ 2019 hablaba de “como millones de estadounidenses con pólizas de seguros médicos se han visto sorprendidos con facturas de miles de dólares después de recibir un tratamiento hospitalario proporcionado por empresas cuyo capital está en manos de Fondos de Inversión”.

El clamor ciudadano y las investigaciones periodísticas han sido desencadenante de la investigación del Congreso, centrada en Blackstone y KKR, principales accionistas de Team Health y Envision, dos de las principales proveedoras de servicios hospitalarios. Facturas más elevadas, mayores ingresos y una excelente rentabilidad para los inversores que cobraran buenos dividendos y algún bono envidiable.

La búsqueda de un buen beneficio a cualquier precio también forma parte de los objetivos de los Fondos Privados de Pensiones. Bonos y acciones pierden atractivo frente a nuevos “vehículos de inversión”, gestionados y promovidos por ese 1% de la población que ya consiguió enormes rendimientos con las hipotecas suprime a raíz de la crisis financiera e inmobiliaria.

Por lo pronto las autoridades de varios estados del la Unión están desarrollando una minuciosa regulación para proteger al consumidos ante el encarecimiento de los servicios médicos y los riesgos en que pueden caer los pensionistas.

En el cono sur del continente americano, Chile está en llamas. El modelo capitalista puesto en marcha por Pinochet y sus Chicago Boys con sus planes de pensiones y seguros médicos privados no es ajeno a las reclamaciones callejeras de quienes están desprovistos de Seguridad Social y atención médica.

Una última advertencia: son los Estados de los propios Estados Unidos, el equivalente de nuestras autonomías, próximos al ciudadano, quienes se han anticipado al Congreso para defender al consumidor y a los pensionistas. La centralización máxima, económica y política, fue la de la Unión Soviética, sin olvidar el grado de centralización y fiscalización de las empresas en tiempo de la Alemania Nazi y la Italia fascista.

Artículos relacionados