Sacyr espera a mediados de 2020 la resolución de uno de los mayores reclamos por el Canal de Panamá

Sacyr
Sacyr

Sacyr espera para mediados del próximo año 2020 la resolución de una de las mayores reclamaciones que tiene formuladas por los sobrecostes y complicaciones técnicas surgidas durante la construcción de la ampliación del Canal de Panamá.

Se trata de la reclamación de unos 400 millones de euros relacionada con los problemas técnicos que surgieron respecto al basalto y las fórmulas de hormigón empleadas en la histórica obra, en servicio desde junio de 2016.

"El juicio ya ha concluido y las partes hemos presentado nuestras conclusiones. Las sensaciones son francamente buenas, pero ahora llevará un plazo de unos seis o siete meses hasta que el tribunal de arbitraje internacional emita su laudo, que estimamos para finales del primer semestre del próximo año", indicó el presidente de Sacyr, Manuel Manrique.

Se trata de una de las más importantes reclamaciones de las que el consorcio liderado por Sacyr que construyó el segundo juego de esclusas de Panamá tiene planteadas a este país y aún están pendientes de resolución en procesos de arbitrajes internacionales, que en total ascienden a unos 5.200 millones de dólares (unos 4.600 millones de euros).

Durante la presentación de los resultados trimestrales del grupo, Manrique también se refirió a los incidentes y altercados registrados en las últimas semanas en Chile, donde el grupo tiene negocio fundamentalmente concesional y de construcción, para indicar que apenas les ha afectado de forma "puntual".

"Seguimos operando con normalidad nuestros activos y colaboramos con los trabajadores y las administraciones para llevar la situación con el menor impacto posible", apuntó el presidente del grupo.

COMPROMISO CON EL RECORTE DE DEUDA. Por otra parte, Manrique incidió en su compromiso de recortar la deuda con recurso de la compañía para asegurar que espera se reduzca de forma "importante" por debajo de la cota de los 1.000 millones este año.

"Ya dije que bajaríamos esta deuda por debajo de los 1.000 millones y ya queda poquito", apuntó el presidente del grupo. "Tenemos una gran ilusión en que esa bajada sea importante", añadió.

Al cierre del pasado mes de septiembre, este pasivo se situaba en 1.082 millones de euros, y presentaba ya una reducción del 5% respecto a comienzos de año.

La compañía destina a amortizar esta deuda parte de los recursos que está obteniendo con las ventas que realiza en el marco de su estrategia de rotación de activos.

Entre ellas figuran la desinversión en Itínere y la venta de participaciones de sus activos concesionales chilenos y de la autopista española AP-46 de Málaga.

Sacyr presentaba un endeudamiento neto total de 4.634 millones de euros a la conclusión de los nueve primeros meses del año, importe que arroja un repunte del 14,5% a consecuencia de la devolución de los anticipos cobrados en las obras del Canal de Panamá y las inversiones realizadas en el año.

Artículos relacionados