BOLSA

Bankinter, puerta abierta

Después de un año muy com­pli­cado, el sector fi­nan­ciero se está con­vir­tiendo en el prin­cipal ba­luarte del mer­cado. Su com­po­nente es­tra­té­gico y su re­si­lencia se está im­po­niendo a fac­tores ne­ga­tivos como los bajos tipos de in­terés y la cre­ciente com­pe­ten­cia.

Incluso descartando la posibilidad de movimientos corporativos, la recta final el ejercicio se presenta mucho más favorable para la banca tras ser el único indicador sectorial del mercado español con balance negativo a estas alturas en el año.

Se espera una recuperación general, pero como es habitual siempre hay valores favoritos en el sector. Quizás unos de los más destacados por el conjunto del mercado dentro de la tradicional banca comercial sea Bankinter, entre otros, como el Sabadell o CaixaBank.

La existencia de una mano fuerte que controle la entidad -la familia Botín posee cerca del 23% del capital a través del fondo de inversión Cartival-, le da un componente extra de solidez frente al resto de entidades españolas con un accionariado mucho más disgregado.

Los expertos del sector destacan también su capacidad de crecimiento en momentos complicados. Al respecto señalan que es la única entidad española cuyos beneficios en la actualidad son superiores a los de antes de la crisis. Eso le está evitando tener que realizar grandes y costosos despidos colectivos.

Pérdida por comisiones

Aunque, recuerdan las malas lenguas, buena parte de ese crecimiento se ha debido a la dura reestructuración de su red de ventas que ha supuesto un enorme deterioro en las comisiones de sus comerciales, generando no pocos conflictos, El grupo ha logrado además pasar de puntillas sobre el escabroso tema de las hipotecas multidivisa que amenazaba con hacer un roto en sus cuentas.

Pero lo cierto es que la entidad ha logrado mantener un buen ritmo de crecimiento y no deja de mejorar sus resultados. Bankinter cerró en tercer trimestre con un beneficio de 444 millones de euros, un 10,1% más, gracias a la aportación de sus últimas adquisiciones, Evo Banco y Avantcard. Al tiempo continúa rebajando sus tasas de morosidad mientras su ratio de solvencia se mantiene con holgura de los requerimientos del BCE.

Todo ello hace que su precio actual, tras desplomarse en el último año y medio cerca de un 50%, sea muy atractivo. Tras tocar suelo este año sobre los 5 euros, las acciones del banco han experimentado un importante rebote de más del 15% que le ha llevado a recuperar casi todo el terreno perdido en el conjunto del ejercicio. Y más relevante aún. Ha logrado recuperar la tendencia alcista con la superación de importantes niveles de resistencia, lo que abre las puertas a nuevas subidas.

Artículos relacionados