Además de una nueva ci­ta­ción al BBVA, se de­berá aclarar si González re­sulta impu­tado

García-Castellón reactivará el caso Villarejo-FG-BBVA tras las elecciones del 10-N

El con­se­jero de­le­gado del BBVA se con­tra­dice ahora y des­carta un im­pacto en la repu­tación

FG y Carlos Torres
FG y Carlos Torres

Tras va­rias se­manas en un se­gundo plano, por la con­vo­ca­toria elec­to­ral, el juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, tiene pen­diente reac­tivar el caso FG-Villarejo para des­pejar al­gunas la­gu­nas, como la pres­crip­ción o no de los de­litos co­me­ti­dos, si es el caso. Después de dos apla­za­mien­tos, la ci­ta­ción del BBVA está pen­diente sin fecha fija y la aten­ción está puesta ahora en si el ex pre­si­dente del grupo, Francisco González (FG), tam­bién re­sul­tará impu­tado en un caso que se arrastra desde hace más de un año.

El caso de los supuestos espionajes encargados por el entonces presidente del BBVA al comisario, ahora jubilado y en prisión preventiva, José Manuel Villarejo, tendrá que reactivarse tras las elecciones del 10 de noviembre.

Según algunas fuentes, el calendario aprieta ya que los delitos de funcionarios públicos prescribirían a los 15 años, tiempo que se cumple a finales de este mes. Otros expertos jurídicos, en cambio, descartan cualquier prescripción ya que se trataría de un delito continuado.

Hasta el momento, el juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, mantiene todo el caso bajo secreto de sumario, un hecho al que varios de los imputados se han aferrado para no declarar en las citaciones que se produjeron antes de la imputación del propio BBVA.

La declaración del banco que desde primeros de año preside Carlos Torres, tras la salida precipitada de FG, sigue pendiente desde hace un mes. El 10 de octubre el magistrado aplazó sin fecha fija la comparecencia de Adolfo Fraguas, designado como el representante de la entidad en calidad de director de los servicios jurídicos.

Imputación del BBVA

La imputación del BBVA se produjo a finales de julio por los delitos de cohecho, descubrimiento y revelación de secretos y corrupción en los negocios. La primera citación en sede judicial se fijó para el 24 de septiembre, aunque por problemas de agenda quedó aplazada hasta el pasado 10 de octubre.

Justo en vísperas de esa fecha, Antonio Béjar, que fue alto directivo del BBVA, del que ha sido expulsado, y presidía la operación Distrito Castellana Norte (DCN), volvía a declarar ante la Audiencia Nacional y pudo aportar nuevos datos a la causa. Béjar es el único de los imputados que ha declarado ante el juez que lleva el caso.

La situación del BBVA con su imputación como persona jurídica ya produjo todo un terremoto en el máximo organigrama del banco, con la salida relámpago de Eduardo Arbizu, directivo próximo a FG que dejaba el área de Regulación y Control Interno. Al frente de este departamento de 'compliance' está desde entonces Ana Fernández Manrique.

Contradicción

El consejero delegado del BBVA, Onur Genç, ha reconocido en los últimos meses que todo el escándalo FG-Villarejo había tendio impacto en la reputación del segundo grupo bancario español, aunque no había afectado ni al negocio del banco ni tampoco a su cotización en Bolsa.

Sin embargo, el número dos del BBVA ofrecía el pasado 31 de octubre, durante la presentación de los resultados del tercer trimestre, una versión muy distinta ya que "la reputación es algo muy difícil de medir", porque es "un activo intangible".

"Nuestra reputación ha permanecido estable" en 2019 frente al ejercicio anterior, precisaba Onur Genç, que recurría para realizar esta afirmación a la metodología Rep Track que sigue la mayoría del sector financiero.

El consejero delegado del BBVA volvió a reiterar, durante dicha presentación, el compromiso de todo el grupo "con el esclarecimiento de todos los hechos", aunque mantiene el mutismo más absoluto respecto a sus investigaciones internas ya que el caso aún se mantiene bajo secreto de sumario.

Artículos relacionados