Los ges­tores re­bajan la ex­po­si­ción en España antes de las nuevas elec­ciones

Las sicav ratifican el vuelo de los grandes gestores hacia la liquidez y el mercado exterior

Preservar las ga­nan­cias acu­mu­ladas en 2019 en el mer­cado na­cional es la prio­ridad

Liquidez
Liquidez

Durante los úl­timos me­ses, los ges­tores han puesto el mer­cado de ac­ciones es­pañol en bar­be­cho. El es­ta­llido de la vio­lencia en Cataluña y las elec­ciones del 10 de no­viembre ha re­le­gado a la bolsa y la renta fija na­cional en las apuestas de los grandes fondos in­ter­na­cio­na­les. En clave na­cio­nal, las grandes sicav ra­ti­fican que los ges­tores de al­gunos de los ma­yores vehículos de in­ver­sión na­cio­nales ca­minan en la misma di­rec­ción. Las ci­fras del primer tri­mestre son cla­ri­fi­ca­do­ras.

El movimiento más significativo de los equipos de las grandes fortunas españolas tiene que ver con una relevante reducción del peso de España en las carteras. No es un proceso nuevo, ya que empezó hace varios años. Pero esta ganando velocidad en los últimos trimestres entre las sicav más grandes del mercado español. Morinvest (Alicia Koplowitz) o Allocation (familia Del Pino) han reducido sus pociciones 'nacionales' por debajo del 10%.

Las dos estaban por encima cuando acabó el segundo trimestre. Pero las cifras son mucho más impactantes si se comparan con las de hace apenas dos años. Entonces Morinvest superaba el 20% y Allocation el 16%. Desde entonces, sus posiciones en activos españoles se han reducido a más de la mitad. Lo mismo ha ocurrido, todavía en mayor proporción, en la mayor sicav del mercado español, Torrenova, en otro peso pesado como Cartera Mobiliaria o en Arbarín, la sociedad de Juan Abelló.

Por el contrario, ninguna grande crece de forma significativa en los mercados nacionales. "Vamos a seguir dejando a España fuera del foco durante al menos dos trimestres más. Hay que ver qué pasa con las elecciones del domingo y si hay acuerdos posteriores. No vamos a tocar nada hasta que consideremos que puede haber un Gobierno estable, y esa posibilidad está ahora muy lejos de vislumbrarse siquiera", señalan en el equipo de una de las mayores sicav del mercado.

El progresivo desmantelamiento de las posiciones en España es más abultado entre las grandes fortunas que el vuelo hacia la liquidez que han emprendido en los últimos tiempos. Con los últimos datos oficiales de la CNMV en la mano, las sicav tenían al cierre del primer trimestre del año el 11% de sus posiciones en tesorería. La cifra supera en casi tres puntos el 8,13% del mismo período de 2018 y demuestra hasta qué punto las sicav están tirando de cautela a la espera de oportunidades.

Lejanísimas quedan las cifras de comienzos de la década, cuando en plena crisis las sicav no superaban el 4% en posiciones de tesorería y, por cierto, invertían casi lel 50% de su patrimonio en España. Desde entonces, los grandes vehículos de inversión de las grandes fortunas españoles están mucho más diversificados y atesoran mucha más liquidez para dotarse de flexibilidad en unos mercados cada vez más imprevisibles y complejos.

En el tercer trimestre de este año, Torrenova (la sicav asociada a la familia March) casi ha doblado su posición de liquidez por encima del 10% mientras que Cartera Mobiliaria ha subido casi cuatro puntos porcentuales hasta cerca del 16%, una cifra muy superior a la media de las grandes sicav. Soandres (Sandra Ortega) o Herprisa (del fundador de Pronovias, Alberto Palatchi) han seguido la misma dirección y han reducido riesgos de cara al cierre anual.

Otros, como Juan Abelló, han seguido el camino contrario a la caza y captura de buenas oportunidades de inversión. En general, los gestores de los mayores ricos del país están imitando el comportamiento de los grandes gigantes mundiales de la inversión a la hora de asegurar als ganancias acumuladas en España en un año que por momentos ha sido muy fructífero y de obtener mucho margen de maniobra para subirse a los cambios de tendencia del mercado.

Artículos relacionados