La com­pañía re­duce un 50% los be­ne­fi­cios al pro­vi­sionar 1.876 mi­llones para gastos de re­es­truc­tu­ra­ción de plan­tilla

Telefónica reduce deuda por décimo trimestre consecutivo y la sitúa en 38.293 millones

Álvarez-Pallete anuncia que se­guirán con el lan­za­miento “selectivo” del 5G, igual que en Reino Unido

Ángel Vila, CEO Telefónica.
Ángel Vila, CEO Telefónica.

Telefónica ha lo­grado re­ducir su deuda por dé­cimo tri­mestre con­se­cu­tivo y si­tuarla en 38.293 mi­llones de eu­ros, ale­ján­dose así de la cifra de los 40.000 mi­llo­nes. Durante el tercer tri­mes­tre, ha con­se­guido re­bajar el en­deu­da­miento en un 8,1% in­ter­anual, gra­cias a la ge­ne­ra­ción de caja que crece un 40,3% y al­canza los 4.150 mi­llo­nes. La com­pañía re­gistró un be­ne­ficio neto de 1.344 mi­llones hasta sep­tiem­bre, lo que su­pone un 50,6% menos que los 2.721 mi­llones re­gis­trados en igual pe­riodo de 2018.

Esta caída se debe a las provisiones por gastos de reestructuración de plantilla que la teleco afronta especialmente en España.

Así, los resultados del tercer trimestre incluyen una provisión de 1.876 millones de euros, de los cuales 1.732 millones corresponden a la filial de España para hacer frente al nuevo Plan de Suspensión Individual de Empleo (PSI). Si se excluyen estos impactos extraordinarios, el beneficio neto alcanza los 2.588 millones. Unos 2.636 empleados de Telefónica España se han acogido al plan de bajas voluntarias que la compañía ha puesto en marcha.

Ahorro de 210 millones

Durante su intervención ante los analistas, el consejero delegado, Ángel Vilá, ha reconocido que el PSI generará unos ahorros de 210 millones de euros anuales en 2020. Ha admitido incluso que los primeros ahorros se notarán ya en el cuarto trimestre de 2019.

La mejora de los mercados de España, Brasil, Alemania y el buen comportamiento de Reino Unido permitieron rebajar el impacto negativo sufrido por las divisas. Las variaciones de los tipos de cambio tuvieron un impacto negativo de 1.377 millones en los ingresos, de 391 millones en el OIBDA (resultado de explotación antes de amortizaciones) y de 161 millones en el flujo libre de caja. El impacto sobre la deuda fue de 12 millones de euros.

“Continúa la fuerte generación de caja libre, que aumenta un 40% interanual en los nueve primeros meses del año y es el factor principal de la reducción de la deuda, que cae por décimo trimestre consecutivo”, señaló el presidente José María Álvarez-Pallete.

Simplificar negocios y compartir redes

El alto ejecutivo de Telefónica subrayó que habían avanzado en aquellas iniciativas estratégicas “destinadas a simplificar nuestros negocios, incluyendo el programa de reestructuración de España”. Señaló además que seguían avanzando en la monetización de las infraestructuras móviles. “Estamos compartiendo redes para un uso más eficiente de las mismas y hemos alcanzado acuerdos con nuevos socios para enriquecer nuestra oferta comercial de valor en el hogar”, añadió.

Respecto al despliegue de redes de nueva generación, comentó que seguían enfocados en este punto, concretamente en la cobertura 4G y el lanzamiento “selectivo” del 5G, tal y como acaban de hacer en el Reino Unido. La fibra de Telefónica alcanza los 123 millones de hogares, de los cuales 54,5 millones (+11%) pasan por su propia red y la cobertura 4G se aproxima al 80%.

Los ingresos alcanzaron los 36.023 millones, lo que supone un 3,6% más en términos orgánicos. El resultado de explotación antes de amortizaciones (OIBDA) alcanzó los 11.450 millones hasta septiembre, un 4,9% menos.

Un mercado con una estructura más racional

El consejero delegado, Ángel Vilá, ha descartado que el acuerdo entre Orange y MásMóvil vaya a tener un “impacto significativo” en los ingresos mayoristas de la compañía. En este sentido, ha expresado que el mercado español sigue siendo competitivo pero que tiene una estructura más racional, con un mercado más polarizado y con una mayor segmentación de mercado.

En cuanto al mercado de las telecomunicaciones de bajo coste, Vilá ha destacado que existe una “intensa competencia” que incluye a operadores móviles virtuales, marcas low cost de actores móviles y la lucha entre MásMóvil y Vodafone. Eso sí, ha admitido que Telefónica no es “inmune” a la competencia pero que “está más protegida que otras”.

Artículos relacionados