RESULTADOS

Sin las pro­vi­sio­nes, el be­ne­ficio neto de la eléc­trica hu­biese au­men­tado un 3%

Endesa recorta un 85% su beneficio a septiembre tras dotar 1.398 millones al carbón

El de­te­rioro por el valor de los ac­tivos de carbón no tendrá im­pacto en el di­vi­dendo

Sede de Endesa
Sede de Endesa

Endesa re­gistró un be­ne­ficio neto de 176 mi­llones de euros en los nueve pri­meros meses del año, lo que su­pone un des­censo del 85% con res­pecto a las ga­nan­cias de 1.193 mi­llones de euros del mismo pe­riodo del ejer­cicio an­te­rior, tras rea­lizar un de­te­rioro con­table en el valor de sus cen­trales de carbón por 1.398 mi­llones de eu­ros, in­formó la com­pañía.

De esta manera, este deterioro contable del valor de estos activos producto de la decisión de la energética de promover la discontinuidad de la actividad de sus centrales de carbón tiene un impacto en su resultado neto de 1.052 millones de euros.

No obstante, Endesa señaló que este deterioro contable no tiene impacto en su beneficio neto ordinario, que ascendió a 1.228 millones de euros hasta septiembre, un 3% más, ni en la retribución a los accionistas a través del dividendo.

La política de dividendos de la compañía para los ejercicios 2018-2020 establece que el dividendo ordinario por acción que se acuerde repartir con cargo a esos ejercicios será igual al 100% del beneficio ordinario neto atribuido a la sociedad dominante en las cuentas anuales consolidadas del grupo encabezado por la misma. Por ello, este deterioro por el valor de los activos de carbón no tendrá impacto en el dividendo con cargo a los resultados de 2019.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) de Endesa a cierre de septiembre se situó en los 2.898 millones de euros, con un crecimiento del 4% gracias a la buena evolución del negocio liberalizado, que incrementó (+18%) su Ebitda hasta los 1.160 millones de euros, a la estabilidad del negocio regulado y al esfuerzo de contención de los costes fijos.

Los ingresos de la eléctrica en el periodo de enero a septiembre alcanzaron los 14.805 millones de euros, lo que supone un descenso del 4% respecto a los obtenidos en los nueve primeros meses de 2018.

Datos financieros: tendencia favorable

La buena gestión del mercado liberalizado, en un entorno muy complicado, tanto en el negocio de electricidad como en el de gas, sigue siendo el factor clave de estos buenos resultados, a lo que se han sumado la estabilidad del mercado regulado y el éxito en el esfuerzo de contención de costes.

Por otro lado, cabe destacar que se ha producido una significativa caída en la demanda de energía eléctrica durante los nueve primeros meses del ejercicio (-3% en términos ajustados) como consecuencia de las altas temperaturas del período y del impacto de la ralentización de la economía sobre el consumo energético de las grandes empresas.

Además, se ha registrado un incremento en el precio de los derechos de CO2, una caída significativa del precio del gas y una menor disponibilidad de la generación hidráulica, lo que ha llevado a que las centrales de carbón hayan sufrido una importante falta de competitividad en la cobertura de la demanda de mercado y a que, por consiguiente, hayan acentuado su exclusión de este. Por este motivo, y ante la clara ausencia de perspectivas de mejora en el futuro, la compañía anunció en septiembre la decisión de promover la discontinuidad de la actividad de estas centrales y, en consecuencia, realizar un deterioro contable de su valor que, finalmente, ha ascendido a 1.398 millones de euros con un impacto en el resultado neto de 1.052 millones de euros.

Este deterioro contable no tiene impacto en el beneficio neto ordinario de la compañía, y, por consiguiente, tampoco en la retribución a los accionistas a través del dividendo.

A su vez, la mencionada situación del mercado está provocando la aceleración del proceso de descarbonización del parque de generación eléctrica en España. En este contexto, Endesa ha incrementado sustancialmente las inversiones necesarias para impulsar el desarrollo de los 879 MW de nueva potencia en energías renovables que se adjudicó en las subastas organizadas por el Gobierno en 2017.

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, ha afirmado que "las inversiones en energías renovables y en digitalización que la empresa está afrontando son elemento clave para continuar ofreciendo buenos resultados en un mercado cada vez más complejo. El 50% de todas nuestras inversiones y el 80% de toda la inversión de desarrollo en estos primeros 9 meses ha sido para proyectos renovables. Seguimos así en la senda de liderar la transición energética en España, como lo demuestra nuestra cartera de nuevos proyectos renovables, que asciende a unos 12.000 MW en estos momentos, de los que 4.600 MW ya tienen adjudicados puntos de conexión”.

Artículos relacionados