BOLSA

Aramco calienta al mercado

Con re­traso de cuatro años y des­pués de va­rios in­tentos pa­rece que esta vez sí, la pe­tro­lera es­tatal saudí Aramco va a salir a Bolsa. El prín­cipe he­re­dero, Mohamed bin Salman, ha puesto en marcha el pro­ceso este pa­sado fin de se­mana en lo que pa­rece va a ser la mayor opv rea­li­zada nunca a es­cala mun­dial, aunque to­davía no se han des­pe­jado las in­cer­ti­dum­bres sobre el valor real de la com­pañía.

El objetivo de la petrolera es iniciar una primera fase con la venta de acción en el mercado de valores saudí a más tardar en diciembre y, posteriormente realizar una salida en un mercado internacional.

Para ello Aramco ha puesto en marcha una agenda de reuniones con inversores con el fin de calibrar la demanda internacional y nacional, pero sobre todo el precio de salida. La valoración de la compañía será el punto más delicado en la presentación a inversores y se irá analizando conforme los banqueros del grupo recluten posibles compradores.

En principio, el príncipe Mohamed habría valorado a la compañía en dos billones de dólares. Los asesores, sin embargo, han advertido que el grupo no encontrará inversores dispuestos a pagar ese precio. Los bancos encargados de la operación se darían con un canto en los dientes si se acercan a un objetivo de valoración de unos 1,7 billones, pues los analistas internacionales no valoran al grupo por encima de los 1,5 millones de dólares.

El grupo tiene previsto publicar el folleto el 9 de noviembre y a partir de ahí elegir el mejor momento para la operación. Fuentes cercanas a la compañía, según The Wall Street Journal, aseguran que la estatal Aramco estaría dispuesta a colocar entre un 2% y un 5% de sus acciones en el mercado, dependiendo de la demanda y confía en que cerca de la mitad de la oferta vaya a manos de inversores internacionales, quedando la otra mitad en las de los inversores nacionales.

En los primeros nueve meses del año, la petrolera logró un beneficio de 68.000 millones de dólares con unos ingresos de 244.000 millones que apenas se han visto afectadas por los ataques de septiembre contra sus instalaciones. El dinero obtenido con la operación será destinado por el Estado saudí para invertir en otros sectores con el fin de diversificar la economía del país.

Si la valoración del grupo se quedara al final en 1,5 billones, la salida a Bolsa del 3% captaría unos 45.000 millones, una cantidad bastante superior a los 25.000 millones logrados por el gigante chino del comercio electrónico Alibaba Group Holding hace cinco años, en la que hasta ahora es la mayor colocación bursátil del mundo.

Artículos relacionados