Monitor del Seguro

El nú­mero de par­tí­cipes cae un 4,52%, la mayor caída en sep­tiembre desde 2016

El ahorrador sigue dando la espalda a los planes de pensiones

Las pro­mo­ciones de final de año no tienen el re­sul­tado es­pe­rado a nivel sec­to­rial

Planes ahorro 5
Planes de pensiones y ahorro.

El sector ase­gu­rador ges­tio­naba, a fi­nales de sep­tiem­bre, un ahorro por valor de 239.539 mi­llones de eu­ros, según datos de ICEA (Investigación Cooperativo entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones) re­co­pi­lados por Unespa. De esa can­ti­dad, 44.968 mi­llo­nes, el 18,7% del to­tal, co­rres­ponden al pa­tri­monio de los planes de pen­siones ges­tio­nados por ase­gu­ra­do­ras, en­ti­dades que no son, ni mucho me­nos, las pre­fe­ridas por los aho­rra­dores a la hora de elegir un pro­ducto de estas ca­rac­te­rís­ti­cas.

Según datos de VDOS, también a septiembre, la cuota de mercado del sector es del 4,17%. Por delante están los grupos independientes con el 7,19%, los internacionales con el 8,68% y los omnipresentes bancos en este ámbito, con el 78,05%; y por detrás, solo las cooperativas de crédito, con un peso en el mercado del 1,91%.

Dicho esto, las cosas no le han ido mal al sector asegurador en lo que se refiere a evolución del patrimonio, con un crecimiento, según ICEA, del 3,93% en tasa interanual y del 9,19% desde que comenzó el año. Un avance que se ha producido fundamentalmente por el aporte del rendimiento de las carteras, pero también por el aumento de las captaciones (aunque en mucha menor medida), según se deduce de la evolución desde comienzos de año que desglosa VDOS.

Menos positivos son los datos cuando lo que se analiza es la evolución del número de partícipes, que desciende nada menos que un 4,52% entre septiembre de este año y septiembre de 2018 hasta sumar 3.346.326. Se trata de la caída más importante en ese mismo periodo y en tasa interanual desde 2016, cuando el descenso fue del 7,26%.

No obstante, es cierto que quedan los tres meses más importantes para la comercialización de estos productos, los del último trimestre, que es el periodo en el que las entidades financieras y las aseguradoras ponen en marcha sus campañas usando el gancho de las ventajas fiscales que tienen estos productos de cara al cierre del ejercicio fiscal y aderezado todo ello con el ya clásico mensaje de la precariedad futura que se espera en el ámbito de las pensiones públicas.

Por poner algún ejemplo reciente de promociones de planes de pensiones anunciados solo en el mes de noviembre, Mapfre ofrece una bonificación del 3% en los traspasos hasta finales de año; Ibercaja de hasta el 5% de lo aportado o traspasado; lo mismo ofrece Unicaja Banco, que completa la oferta con préstamos al 0% de interés para realizar aportaciones extraordinarias. Como se observa, al menos este mes, la banca ha sido más activa que las aseguradoras en este ámbito.

En cualquier caso, concentrar las ofertas y promociones a final del ejercicio no siempre da el resultado esperado, al menos no en lo que se refiere a la evolución de los partícipes, y no en los últimos años. En 2018, en septiembre el número de partícipes descendía en tasa interanual a un ritmo cercano al 1% (0,92%); a finales de diciembre era mucho peor. Ese año acabó con un descenso del 5,52%. En 2017, el resultado no fue tan escandaloso, pero la tendencia fue la misma. En septiembre la caída era del 0,29%, y a final de año fue del 1,09%.

Parece que los planes de pensiones no acaban de cuajar en el ahorrador como fórmula para guardar dinero con la vista puesta en el largo plazo, aunque en términos de evolución del patrimonio haya momentos que sí lo parezca, la mayoría de las veces por el efecto de la revalorización de las carteras derivada del comportamiento de los mercados financieros.

Artículos relacionados