Monitor de Latinoamérica

El PIB sud­ame­ri­cano re­tro­ce­derá este ejer­cicio por pri­mera vez desde 2016

Otro año de intenso frío para el crecimiento en Latinoamérica

Desaceleración ge­ne­ra­li­zada y baja ex­pan­sión en 2020 tras un pé­simo 2019

Cepal.
Cepal.

El año 2020, ya a la vuelta de la es­quina, no vendrá pro­ba­ble­mente con un pan bajo el brazo ni in­su­flará el oxí­geno que ne­ce­sita la de­pau­pe­rada eco­nomía la­ti­noa­me­ri­cana para salir de su ac­tual y ya pro­lon­gado ciclo de de­bi­lidad y vasi re­ce­sión. Al me­nos, según las más re­cientes pre­vi­siones del FMI y de la Cepal. Según ambos or­ga­nis­mos, la re­gión cre­cerá el año que viene, y lo hará mucho más que en 2019, lo cual no es com­pli­cado tras el parón que se ba­rrunta para este año.

Pero el avance será insuficiente para compensar el raquitismo de los últimos años y de un ejercicio, el actual, en que la región latinoamericana será el área planetaria de menor progresión del PIB.

Si el pasado octubre el Fondo Monetario hacía sonar la alarma, al reducir en 0,4 puntos, del 0,6% a un anémico 0,2%, la expansión de la economía regional este año, y al rebajar en 0,5 puntos, del 2,3% al 1,8% su pronóstico para 2020, un mes después la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) se ha mostrado aún más pesimista. Y eso que ya el FMI situaba el avance del PIB de la región tanto en 2019 como en 2020 muy por debajo del crecimiento planetario, cifrado respectivamente en el 3% y el 3,4%.

En una nueva revisión de sus perspectivas, la Cepal recortó días atrás el crecimiento de la actividad económica de Latinoamérica al 0,1% para 2019 y destacó que para 2020 se proyecta que la región continúe “en una senda de bajo crecimiento”, con una expansión estimada del PIB de apenas el 1,4%. Así las cosas, el área sumaría siete años de bajo crecimiento, lo que se ha venido traduciendo, por otro lado, “en un deterioro de los niveles de ingreso per cápita promedio” y en un menoscabo de la capacidad adquisitiva de las incipientes clases medias consumidoras en la región. “El PIB per cápita de Latinoamérica se habrá visto reducido en un 4% entre 2014 y 2019, lo que implica una caída promedio anual del -0,8%”, según el organismo de la ONU.

Ejercicio para olvidar

Queda ya claro, a falta de menos de un mes y medio para fin de año, que 2019 será un ejercicio para olvidar, con desaceleración del ritmo de crecimiento generalizada en prácticamente todos los mercados de Latam (en 17 de los 20 países analizados) por Cepal. Este año las economías de Sudamérica, especializadas en la producción y exportación de bienes primarios, en especial petróleo, minerales, y alimentos, retrocederán el 0,2%, en la primera caída del PIB subregional desde 2016. Y para 2020 se espera que el crecimiento en esta subregión sea de sólo el 1,3%.

Centroamérica, por su parte, registrará una tasa de expansión del 2,5% en 2019 (y de solo el 0,7% si se incluye a México) y del 2,6% en 2020 (1,6% con México), con una rebaja respecto de la tasa media de crecimiento observada desde 2014 en esta subárea. Y para el Caribe no iberoamericano se prevé un crecimiento promedio del 1,5% este año y del 5,7% el que viene, dato este último en el que tiene notable y decisiva influencia el alto crecimiento que se espera para Guyana (85,6%), vinculado al comienzo de la producción de petróleo en este país, que tendría lugar el próximo año. Bahamas será el único mercado en recesión el próximo año (-0,6%) entre estas naciones.

Frenazo en México y Brasil y recesión argentina

En lo que se refiere solo a los 19 países iberoamericanos, Argentina, Nicaragua y Venezuela cerrarán el año con una recesión (-3%, -5% y -25,5%) que se ‘dulcificará’ en 2020 (-1-4%, -2% y -14%, respectivamente). Y cinco países, entre ellos uno de los motores regionales, México, clausurarán el año en práctico estancamiento.

México verá crecer el PIB apenas el 0,2% este año, para mejorar al 1,3% en 2020, mientras que Ecuador acusará crecimiento cero este año y un avance el 0,4% en 2020; Paraguay progresará el 0,2% este año y el 3% el que viene y Uruguay cerrará este ejercicio con una expansión del 0,3% para elevar el ritmo al 1,5% el que viene. Cuba avanzará el 0,5% tanto en 2019 como en 2020. El gigante regional, Brasil, tampoco saldrá de su debilidad en 2019: verá su expansión limitada al 0,8%, para mejorar al 1,7% en 2020.

Los líderes del crecimiento regional serán República Dominicana (5% este año y 4,7% el que viene); Panamá (3,5% y 3,8%); Bolivia (3,5% ambos ejercicios); Colombia (3,2% y 3,5%); Guatemala (3,3% y 3,2%) y Honduras (2,9% los dos años). Economías pujantes y emblemáticas como Chile y Perú acusarán un fuerte deterioro en 2019, con expansiones respectivas del 1,8% y del 2,5%, para mejorar el próximo ejercicio a ritmos del 2,3% y del 3,2%. Costa Rica avanzará el 1,8% en 2019 y 2020 y el Salvador lo hará el 2,2% ambos años.

Efecto global

Según Cepal, la baja actividad económica en Latam en 2019 se produce en un contexto en el que la economía global ha disminuido su contribución al crecimiento del área, “lo que muy probablemente se mantendrá el próximo año”. “No solo el volumen de comercio global y el nivel de actividad mundial se han venido desacelerando de forma pronunciada, sino que también se han visto afectados a la baja los precios de las materias primas que exportan muchos de los países de la región”, señala el informe.

El documento destaca que los episodios de mayor volatilidad financiera habrán pesado negativamente en condiciones financieras y flujos de financiación disponibles para los mercados de la región. Ante un contexto externo caracterizado por tensión comercial y alta incertidumbre, Cepal prevé un agravamiento de las dificultades en la inserción en el comercio y producción internacional que suelen exhibir las economías de la zona.

Artículos relacionados