Iberdrola completa el 50% de su 'megaproyecto' de eólica marina East Anglia One en aguas de Reino Unido

Iberdrola
Iberdrola

Iberdrola ha completado el 50% de su parque eólico marino East Anglia One, el 'megaproyecto' que está construyendo en aguas del Mar del Norte (Reino Unido) y que será uno de los más grandes del mundo cuando entre en funcionamiento en el primer semestre de 2020.

En concreto, y a través de su filial ScottishPower Renewables, el grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán ya ha instalado 51 de los 102 aerogeneradores que equiparán la instalación, que contará con un total de 714 megavatios (MW) de capacidad que servirán para abastecer de electricidad limpia a alrededor de 630.000 hogares británicos.

La inversión del proyecto, que supone la mayor iniciativa renovable promovida hasta la fecha por una empresa española, ascenderá a unos 2.500 millones de libras (unos 2.924 millones de euros) y contará con un área de unos 300 kilómetros cuadrados -lo que equivale a 40.000 campos de fútbol-.

Anteriormente, la instalación ya llevó a cabo la conexión a la red eléctrica nacional británica del primero de sus 102 aerogeneradores, denominado 'WTG E19', que desde mediados del pasado mes de septiembre está suministrando energía renovable a la subestación terrestre ubicada en la localidad de Burstall.

La construcción de East Anglia One está sirviendo para impulsar la incipiente industria eólica marina en Europa, dando movilidad a más de 1.300 personas en varios países -entre ellos España, Reino Unido, Países Bajos o Emiratos Árabes Unidos- y siendo clave para varios sectores industriales, incluido el naval.

Asimismo, el proyecto de la energética ha tenido un efecto relevante tractor en España, ya que el grupo ha contado con la participación de empresas locales como Navantia, Windar o Siemens-Gamesa para el desarrollo de buena parte de los componentes claves del parque.

AVANCES TAMBIÉN EN SAINT BRIEUC. Por otra parte, el grupo avanza también en otro de sus grandes proyectos en eólica marina en Europa, el de Saint Brieuc, en aguas francesas, donde el operador galo (RTE) ha adjudicado a Nexans el contrato para el suministro e instalación de los cables de exportación de energía.

El contrato asciende a 115 millones de euros y supone el suministro de 67 kilómetros de cables en alta mar y 93 kilómetros de cables en tierra parra el proyecto, que se ubicará en la bahía de Saint-Brieuc, frente a la costa de la Bretaña francesa.

Con una potencia de 496 MW, el parque eólico de Saint Brieuc, desarrollado por Iberdrola en consorcio con RES y La Caisse des Depots et Consignations, está previsto que entre en operación en 2022.

Artículos relacionados