Monitor de Infraestructuras

Endesa ase­gura que lle­gará a tiempo con los 879 MW eó­licos y fo­to­vol­taicos ad­ju­di­cados

Las renovables previstas para 2019 no se terminarán a tiempo

Forestalia, Cobra (ACS) y Alfanar (Capital Energy) lo tienen com­pli­cado para cum­plir los plazos

Energías renovables
Energías renovables

Los 8.000 me­ga­va­tios de ener­gías re­no­va­bles que de­berán en­trar en ex­plo­ta­ción a fi­nales de 2019 no po­drán estar ope­ra­ti­vos. Retrasos de eje­cu­ción de al­gunos de los pro­yectos que fueron ad­ju­di­cados en las subastas de 2017 y pro­blemas por parte de al­gunas co­mu­ni­dades au­tó­nomas y del Ministerio para la Transición Ecológica que di­rige Teresa Ribera im­piden cum­plir los com­pro­mi­sos. Pero no van a ser to­dos. Algunos, como Endesa, lle­garán a tiempo.

Las condiciones en las adjudicaciones establecían que los proyectos deberían estar concluidos antes de finales de 2019. En cambio, fuentes consultadas del sector aseguran que difícilmente estarán acabados. En unos casos, los problemas que se han producido en los proyectos a la hora de la obtención de los permisos correspondientes de las administraciones autonómicas y del Ministerio para la Transición Ecológica. En otros, retrasos en la financiación de los mismos, están impidiendo que se llegue a tiempo.

Para principios de 2020, todas las instalaciones deberían disponer de la inscripción definitiva en el registro de instalaciones de producción de energía eléctrica, bien en el Ministerio o en las comunidades autónomas de las que dependan dichas instalaciones. Otra de las exigencias es tener inscrito el proyecto en el régimen retributivo específico.

La ley establece que para un proyecto de menos de 50 megavatios de potencia los permisos pueden ser concedidos por las autonomías donde se construyan dichos emplazamientos. Por encima de esa potencia, su autorización depende del Ministerio para la Transición Ecológica.

Las subastas de 2017

Los 8.000 megavatios que están pendientes de entrar en explotación son fruto de las dos subastas que se realizaron en mayo de 2017 y julio de ese mismo año. Anteriormente, en 2016, se celebró una más pequeña de 700 megavatios.

En la primera de las grandes, celebrada el 17 de mayo, se adjudicaron 3.000 megavatios de potencia de renovables, la mayor parte eólica. Entonces, Forestalia fue la principal adjudicataria con 1.200 megavatios; Naturgy (entonces Gas Natural) se hizo con más de 600 megavatios y Endesa 540 megavatios de potencia eólica.

Dos meses más tarde, en julio, se celebró una segunda de 5.000 megavatios, siendo Cobra, filial de ACS quien se llevó el gato al agua con 1.550 MW de potencia fotovoltaicos. La segunda empresa más beneficiada fue Alfanar de Capital Energy, con 720 MW fotovoltaicos. X-elio, del fondo KKR, logró 440 MW fotovoltaicos y Endesa 338 MW, también fotovoltaicos. En dicha subasta, se adjudicaron un total de 5.037 MW de los cuales 3.909 megavatios fueron fotovoltaicos.

Dificultades de Forestalia, Alfanar y Cobra

Fuentes consultadas han reconocido que tanto Endesa como Naturgy no van a tener problemas para llegar a tiempo. Sin embargo, tanto Forestalia, como Alfanar, empresa controlada por Capital Energy, y Cobra, filial de ACS, van a tener bastante más complicado disponer de todos los permisos antes de la fecha exigida.

Estas dos subastas y una tercera de 700 megavatios que se realizó en 2016 constituyen los 8.500 megavatios que el Gobierno del ex presidente Mariano Rajoy se comprometió con Bruselas a desarrollar para cumplir el objetivo del 20% de energías renovables en 2020. Los 700 megavatios adjudicados en 2016 disponen de fecha límite para entrar en funcionamiento hasta marzo de 2020.

Dicho plan forma parte del documento de Planificación Energética enviado entonces a la Unión Europea, respaldado por todo el sector eléctrico y por las empresas de energías renovables. Presionado por Bruselas, el Gobierno del PP se vio obligado a levantar la mano a las energías renovables, tras el hachazo que aplicó a las subvenciones concedidas por el Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.

Fuentes del sector eléctrico consideran que los mayores problemas se están produciendo con las comunidades autónomas y el Ministerio, debido a todos los trámites y permisos que se tiene que cursar. Por ejemplo, Endesa, la eléctrica que más proyectos se llevó de las dos grandes subastas realizadas en 2017, ha tenido que crear un equipo de personas especializadas para agilizar todos los trámites con las tres administraciones -Central, CCAA, Corporaciones locales y Red Eléctrica- de quienes dependen los proyectos.

Artículos relacionados