Los re­pre­sen­tantes ju­rí­dicos del banco vol­verán a com­pa­recer la pró­xima se­mana

Caso FG-Villarejo: el BBVA declara en dos tiempos y con partido de vuelta

El ex­tenso in­te­rro­ga­to­rio, du­rante casi cuatro ho­ras, es in­su­fi­ciente para el juez

Carlos Torres
Carlos Torres, pte. de BBVA.

El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, ha vuelto a citar a los re­pre­sen­tantes ju­rí­dicos del BBVA, en­ca­be­zados por Adolfo Fraguas, para que com­pa­rezcan la pró­xima se­mana por la impu­tación como per­sona ju­rí­dica del grupo pre­si­dido por Carlos Torres. La pri­mera de­cla­ra­ción se ha ex­ten­dido du­rante casi cuatro horas y en dos tan­das, pero no ha sido su­fi­ciente para es­cla­recer la res­pon­sa­bi­lidad del BBVA en el caso FG-Villarejo.

La semana trágica del BBVA por su citación judicial en el caso FG-Villarejo tendrá segunda vuelta dentro de unos días, previsiblemente para el viernes 29 de noviembre, según fuentes jurídicas. La declaración ante el juez de la Audiencia Nacional se ha desarrollado de manera atropellada ante la vista que el magistrado tenía que afrontar por cuatro miembros encarcelados de los Comités en Defensa de la República (CDR), según fuentes de la propia Audiencia Nacional.

Tras la primera parte matinal de la declaración de los representantes jurídicos, con Adolfo Fraguas al frente, el interrogatorio se ha retomado durante la tarde, según esas mismas fuentes de la Audiencia Nacional, tras un receso para el almuerzo.

Aunque el magistrado aún no ha levantado el secreto de sumario sobre el caso de los encargos de espionaje por parte del BBVA en la época de Francisco González, los representantes jurídicos del grupo que preside en la actualidad Carlos Torres también han prestado declaración, como ya hiciera el pasado lunes el propio FG y con anterioridad el exdirectivo del banco, Antonio Béjar.

En contraposición, el resto de directivos o antiguos altos cargos del BBVA se han acogido al derecho a no declarar por estar el caso bajo secreto de sumario. Justo en la jornada previa a la citación del BBVA como persona jurídica, tanto el asesor del actual presidente, Juan Asúa, como el que fuera el responsable de Regulación y Control Interno hasta finales de julio, Eduardo Arbizu, se acogieron al silencio generalizado.

La esperada declaración del BBVA como persona jurídica se ha visto demorada durante meses por el aplazamiento en dos ocasiones de su citación por problemas de agenda del magistrado García-Castellón. Incluso, el expresidente del grupo financiero, Francisco González, fue imputado la semana pasada y su declaración ha sido previa a la del banco que presidió durante casi dos décadas.

Sin responsabilidad

La citación del BBVA para dentro de una semana mantiene aún más el suspense sobre lo que sus representantes jurídicos hayan declarado en el juez de la Audiencia Nacional y que, por el momento, nada ha trascendido en público.

Algunas fuentes sostenían que tras la declaración del BBVA como persona jurídica investigada (o imputada, según se consideraba antes) se podía levantar el secreto del sumario del caso, una situación a la que el propio banco se ha acogido desde hace meses para no revelar información alguna sobre la investigación interna abierta.

En la página oficial del banco se indica que su representante legal, Adolfo Fraguas, ha defendido que de los hechos investigados "no se deriva responsabilidad para la entidad". Tanto el presidente del BBVA como su departamento de comunicación reiteran que su prioridad "es el esclarecimiento de los hechos colaborando con la Justicia, como hemos hecho hasta ahora. Somos un banco con fuertes valores y principio que guían nuestro comportamiento cada día", sostiene Torres.

Artículos relacionados