Los ven­de­dores frenan sus ventas en el sec­tor, va­rado en bolsa a la es­pera de acon­te­ci­mientos

Los analistas mantienen la recomendación de la banca española tras la tormenta política

Los ex­pertos creen que la caída del 4% desde la coa­li­ción de Sánchez e Iglesias es por ahora su­fi­ciente

Bancos en la Bolsa
Bancos en la Bolsa

El ín­dice Ibex 35 Bancos ha per­dido al­re­dedor de un 4% desde que el pa­sado 12 de no­viembre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias unieron sus fuerzas para formar Gobierno. Ningún otro sector ha sido más cas­ti­gado desde en­tonces en Bolsa. Sin em­bargo, los ana­listas están man­te­niendo sus re­co­men­da­ciones sobre el grueso de los bancos co­ti­zados es­paño­les, que en estas úl­timas cuatro se­siones han en­trado en fase en­ce­fa­lo­grama casi plano en bolsa. Hay tregua pro­vi­sio­nal.

De momento, los expertos apuestan por la continuidad. Ya mostraron sus cartas al final de la la presentación de las cuentas del tercer trimestre del año (cuando terminó el mes de octubre), pero en esta última semana de máxima incertidumbre política han decidido darse un tiempo. Creen que el castigo acumulado desde el acuerdo PSOE-Podemos ha sido suficiente -el índice del sector ha vuelto a perder el nivel de los 500 puntos- y que de momento no hay razones para cargar las tintas contra la banca.

Esta impresión se traslada también a los precios objetivos. Los movimientos han sido mínimos desde el día 12 y en la inmensa mayoría de los casos se cincunscriben a las modificaciones introducidas por Goldman Sachs. Los analistas del banco estadounidense han revisado a toda la banca española cotizando ya la elecciones del 10 de noviembre y los acuerdos posteriores, con subidas de los precios objetivos de BBVA, Caixabank, Bankinter y Unicaja.

Goldman rebaja pero poco

Por el contrario, Goldman ha rebajado muy suavemente a Santander y Sabadell y en mayor medida a Bankia. Por lo tanto, los expertos están nadando y guardando la ropa respecto al impacto de la posible formación de un Gobierno liderado por el PSOE y Podemos. De momento, manda la prudencia y vale el grueso de precios objetivos que salió de la temporada de resultados, con valoraciones para todos los gustos y especialmente mejoradas para los bancos domésticos.

"Los grandes analistas han decido tomarse un tiempo antes de reevaluar a la banca española. Los resultados trimestrales fueron aceptables y ahora no ven razones para ampliar el tijeretazo a las recomendaciones y precios objetivos que vienen siendo una constante desde que el BCE viró drásticamente el pasado mes de marzo en su política monetaria. La incertidumbre política es alta, pero los precios de la banca están ya muy castigados", señalan fuentes bursátiles.

Las mismas fuentes aseguran que los gestores tampoco están descontando ya al 100% un Gobierno comandado por las dos fuerzas de izquierdas. "Creen que puede haber novedades, porque no ven nada claro el apoyo de los partidos catalanistas", señalan. Nadie espera más ensañamiento de los casas de análisis internacionales mientras no se concrete el posible gobierno de coalición. Algo que sí llegaría si finalmente sale adelante y el mercado percibe que se aplicarán la Tasa Tobin y otros medidas fiscales perjudiciales para la banca.

Indefinición a la vista

Con estas cartas sobre la mesa y tras dos sesiones de alto voltaje y fuertes caídas el 12 y el 13 de noviembre, los bancos han entrado en una fase de enorme indefinición en las cuatro últimas jornadas. Ahora los movimientos son cortos e irregulares en los precios, que carecen de fuerza para reaccionar pero ya no apenas tienen margen de caída. Los inversores ya no presionan a estos niveles. En eso están perfectamente alineados con los analistas.

Artículos relacionados