Cada vez son menos los bancos que re­mu­neran sig­ni­fi­ca­ti­va­mente a sus clientes

La banca cambia su estrategia en cuentas y da vía libre a las entidades extranjeras

El que había sido un campo de ba­talla para las en­ti­dades na­cio­nales se re­duce a la mí­nima ex­pre­sión

Depósitos
Depósitos

"A falta de de­pó­si­tos, buenas son cuen­tas". Hasta hace muy poco esta ex­pre­sión se podía aplicar al cada vez más de­solado pai­saje del ahorro re­mu­ne­rado sin riesgo en España. La banca, que hace ya mucho tiempo que tiró la toalla de los de­pó­sitos a plazo para pro­teger sus már­ge­nes, se­guía ba­ta­llando hasta hace muy poco en el ne­gocio de las cuentas re­mu­ne­ra­das, a las que había con­ver­tido en un po­tente me­ca­nismo de cap­ta­ción de nuevos clien­tes.

Con una larga etapa de tipos de interés cero o negativos que ya nadie pone en discusión, las rentabilidades llevaban ya bastante tiempo perdiendo atractivo. Pero ha sido en estas últimas semanas de 2019 cuanto la banca ha empezado a poner sus cartas boca arriba. La 'Cuenta 1,2,3' de Banco Santander que un día aspiró a convertirse en el producto estrella del mercado español y que enarboló la bandera del 3%, perderá todas sus ventajas a partir del año que viene.

La entidad que preside Ana Botín había ido endureciendo las condiciones de la cuenta mientras subía las comisiones, pero ahora ha pulsado el botón de 'off'. No es la única entidad. A otra escala, Ibercaja ha puesto el punto y final de forma abrupta a su cuenta al 5% el primer año y el 2% el segundo para nuevos clientes. Un producto estrella para dinero nuevo que pasa a la historia poco más de un año después de su lanzamiento. La prudencia se impone en el grupo aragonés, como antes en otras entidades.

Bankinter y Abanca, en el punto de mira

Wizink, Coinc (Bankinter) o Abanca son otras entidades con pasaporte español que en los últimos tiempos habían apostado por las cuentas y después optaron por reducir drásticamente sus rentabilidades. O consiguieron sus objetivos de captación o no pudieron mantener el esfuerzo en el tiempo. El resultado es que un negocio que se repartían casi íntegramente los bancos españoles ahora sufre la competencia creciente de los extranjeros.

Con sello nacional, sobrevive la oferta más estable del mercado. Contra viento y marea, Bankinter mantiene su cuenta para nuevos clientes al 5% el primer año y al 2% el segundo con un límite de 5.000 euros.Es la que inspiró a Ibercaja para crear la suya propia a imagen y semejanza y competir cara a cara con Bankinter, que ahora vuelve a quedarse sólo en la punta del iceberg de las remuneraciones de las cuentas. La entidad asegura que no tiene dudas sobre la continuidad de un producto que no para de crecer.

MyInvestor, de Andbank, llega al 1% con una oferta también muy consolidada, mientras que Openbak, el banco en Internet de Santander, da el 0,60%. Para clientes de perfil más alto, Cajamar pagar un 3%, mientras que Banco Sabadell llega al 2,74% con condiciones exigentes. Poco más queda en el muestrario de rentabilidades signicativas de los bancos españoles que mantienen sus ofertas para captar los clientes descontentos de otras entidades que han relegado estos productos en su estrategia.

Productos sin riesgo

"Hay una enorme demanda de productos sin riesgo por parte de ahorradores muy conservadores que no quieren saber nada de los mercados. Hay una oportunidad para quien tenga pulmón financiero para aguantar con tipos muy superiores a la media. Hay mucho dinero fresco buscando destino", señalan en fuentes financieras que recuerdan que la rentabilidad media de las cuentas se ha desplomado hasta el 0,03%. Un porcentaje irrisorio.

Mientras, los bancos extranjeros como Banco Pichincha, el italiano Mediolanum, el maltés Ferratum Bank o grupos como Nationale Neederlanden se han hecho un hueco importante con algunas de las mejores ofertas del mercado español. Poco a poco, ganan cuota de mercado aprovechando las dificultades del sector financiero nacional para mantener sus ofertas. Los últimos movimientos han dado aún mayor atractivo a sus propuestas en cuentas.

Artículos relacionados