ANÁLISIS

¡Es la economía, estúpido!

El in­forme de FUNCAS de no­viembre con­trasta con el ca­tas­tro­fismo ge­ne­ra­li­zado

Nadia Calviño
Nadia Calviño

Miremos a la eco­no­mía, no seamos es­tú­pi­dos. Resulta que le eco­nomía no anda tan mal como su­gieren os­curas pro­fe­cías. El in­forme de FUNCAS, de fecha no­viembre 2019, exige toda una re­fle­xión. El PIB (según es­ti­ma­ción del INE) creció un 0,4% en el tercer tri­mes­tre; es de­cir, un li­gero avance sobre el tri­mestre an­te­rior. La pre­vi­sión para todo el año 2019 fija un avance del PIB del 2%. La apor­ta­ción del sector ex­te­rior su­biría 0.5 puntos por­cen­tua­les, es decir por en­cima de an­te­riores es­ti­ma­cio­nes.

Las importaciones crecerán un 0.7% y las exportaciones en un 1.9%. La balanza de pagos entre enero-agosto (bienes, servicios y rentas de capital) registra un superávit de 15.131 millones de euros. FUNCAS estima que el superávit de la balanza de pagos para 2019 equivaldrá al 1.4% del PIB.

Comparación con otro país pendiente de elecciones y de la arriesgada apuesta por permanecer o separarse de la UE, el Reino Unido. En 2018 el déficit de la cuenta corriente del Reino Unido ascendía al 4% del PIB y si mantiene sus políticas monetarias y fiscales en la misma longitud de onda que los EEUU, el déficit de cuenta corriente, pronostica Martin Wolf, alcanzaría el 7% del PIB. Ni siquiera un gobierno conservador está libre de cometer excesos.

Sigamos con FUNCAS. El crecimiento del empleo, efectivamente, ha sido muy moderado en el tercer trimestre, de manera que la tasa de paro bajó hasta el 13.9%, siete décimas menos que en el mismo período de 2018. Ahora bien, esta evolución del paro menos favorable que la del empleo es consecuencia del incremento de la población activa. Más personas dispuestas a trabajar. Una variable apenas destacada por los comentaristas.

Comparación capciosa

Comparemos también el crecimiento del PIB español con el de la eurozona para 2019. El PIB en España crecerá un 2% y un 1.1% en la eurozona. La política monetaria del BCE sigue siendo expansiva a la vez que la política fiscal intenta seguir la misma senda con la notable excepción de Alemania. Después de un trimestre negativo la economía alemana avanzó un 0.1% en el tercer trimestre (0.4% en España).

Esta desalentadora evolución de la economía alemana junto al tira y afloja en las relaciones comerciales entre China y USA es motivo importante del estancamiento de las cotizaciones bursátiles; también de la vuelta a la compra de títulos de renta fija. En efecto, el rendimiento de los bonos a 10 años en USA ha caído 6 puntos porcentuales hasta el 1.81%; también sigue siendo baja la rentabilidad del bono español y nula por ejemplo la del bono francés.

Pocas alarmas en el horizonte a la vista, a pesar de la desconfianza que provoca el abrazo Sánchez-Iglesias. La economía ¡estúpidos!, no es motivo de alarma.

Artículos relacionados