BOLSA

Bodegas Riojanas, el mercado espera más

Una vez fi­na­li­zada la co­secha de este año, el ba­lance de Bodegas Riojanas es mo­de­ra­da­mente po­si­tivo. Aunque el vo­lumen ha sido muy bajo de­bido a la caída de ren­di­mien­tos, los re­sul­tados en ca­li­dad, en cam­bio, han sido bas­tante sa­tis­fac­to­rios.

Este optimismo de la compañía se ha visto certificado con los resultados al cierre del tercer trimestre. El impulso registrado por las ventas en el mercado nacional ha permitido a la bodega cerrar septiembre con una facturación de algo más de 11,2 millones de euros, un 3,1% más respecto al mismo período del ejercicio anterior.

Esta mejoría de la facturación, junto con los importantes ahorros logrados en gastos operativos, han impulsado su beneficio neto consolidado hasta los 0,66 millones de euros, lo que supone una importante mejoría del 55% respecto septiembre de 2018. El Ebitda consolidado ha ascendido a 2,2 millones de euros, lo que supone un peso del 20% sobre el importe neto de la cifra de negocios consolidada frente al 17% de un año antes.

La cotización de la compañía en Bolsa, sin embargo, no acaba de despegar. Muy al contrario, el precio del grupo se ha desplomado del orden de un 30% en los doce últimos meses, cerca de un 17% en el año, para ir a buscar soporte en torno a los 4,4 euros por acción. Y es que el mercado está esperando algo más del plan estratégico, de momento orientado solamente a mejorar la calidad de sus vinos y la sostenibilidad.

Entre otras cosas se espera un mayor impulso del crecimiento inorgánico. Algo que el grupo bodeguero no descarta, con posibles proyectos a la vista, una vez digiera las últimas adquisiciones realizadas en La Rioja y Navarra.

Artículos relacionados