BOLSA

Prosegur, agitación accionarial

Los in­tensos mo­vi­mientos en el ac­cio­na­riado du­rante los pa­sados días en Prosegur, apenas están ge­ne­rando dudas en el mer­cado. Muy al con­tra­rio, los tí­tulos de la com­pañía de se­gu­ridad han ace­le­rado la re­cu­pe­ra­ción des­pués de un año muy com­pli­cado, en el que el valor ha re­sis­tido bien pero como ha po­dido.

En estos días se ha conocido que, al margen del programa de recompra de acciones propias que mantiene desde el pasado mes de junio, la empresa de seguridad ha adquirido en estos días un paquete adcional de algo más de 20 millones de acciones, un 3,35% del capital, a inversores institucionales a un precio de 3,594 euros, con un descuento de dos céntimos de euro.

Prosegur pasa así a ser titular de un total de 27,2 millones acciones propias representativas del 4,549% de su capital social. Pese a esta adquisición, el grupo mantendrá el programa de recompra de acciones en los mismos términos anunciados, si bien el número máximo de acciones a adquirir en el futuro al amparo del mismo queda reducido a 39,7 millones de acciones propias.

Entre los inversores institucionales que han deshecho posiciones se encuentra el fondo de inversión estadounidense Invesco Limited, cuya participación ha pasado del 5,96% al 4,95% tras vender seis millones de acciones. El fondo pierde así su posición como segundo accionista de referencia.

Pese a todo este movimiento accionarial, o quizá por ello, los títulos de Prosegur han iniciado una tímida recuperación desde los mínimos del año registrados hace poco más de un mes a 3,26 euros.

A ello ha contribuido también una mejora de la recomendación de Goldman Sachs de mantener a comprar tras fijar su precio objetivo en 5,8 euros. Esa valoración supone un potencial alcista del orden del 60% respecto a su precio actual, ligeramente por encima de los 3,7 euros.

Aunque su perfil técnico, sigue siendo de momento bajista, el valor puede ser una excelente oportunidad de inversión. A los precios actuales, con bajas posibilidades de nuevas recaídas, los expertos creen que el riesgo se minimiza con una rentabilidad por dividendo del 3,44%.

Artículos relacionados