"La di­ver­sidad de gé­nero puede ge­nerar más ren­di­mientos eco­nó­mi­cos", según Merrill Lynch

Las empresas españolas tienen aún un largo recorrido para la igualdad de género

Actualmente, de los 456 con­se­jeros del Ibex 35, solo 107 son mu­jeres

Premio Mujer empresaria
Premio Mujer empresaria

La brecha de gé­nero es un tér­mino que se ha acuñado en los úl­timos tiempos y que cala dentro del ám­bito em­pre­sa­rial es­pañol. Las com­pañías es­pañolas aún no han hecho sus de­beres en este ma­teria y en ir eli­mi­nando el lla­mado “techo de cris­tal”, puesto que el nú­mero de eje­cu­tivas aún no llega al mí­nimo que re­co­mienda la Comisión Nacional del Mercado de Valores en las com­pañías que co­tizan dentro del Ibex 35.

Los datos son bastante esclarecedores. Y es que de los 456 consejeros del Ibex 35, 107 son mujeres, por lo que haría falta incorporar a 30 más en un año para cumplir con la recomendación del regulador de los mercados. Un proceso de “feminización” que describe un reciente estudio de Russell Reynolds, que identifica el déficit de consejeros digitales y mujeres en los consejos de administración.

Los datos de la investigación reflejan que la edad media de los consejeros es de 62 años y que la presencia de mujeres ha aumentado, alrededor de un 25%, pero la velocidad de crecimiento no es suficiente para lograr el objetivo del 30% para 2020. Según pone de manifiesto el estudio de gobierno corporativo de las empresas del Ibex 35 elaborado por la firma Russell Reynolds Associates, la velocidad de crecimiento de la cuota de consejeras no es suficiente, pese a que la presencia de mujeres se ha incrementado.

Capital mixto

Asimismo, las empresas nacionales o de capital mixto han incrementado la presencia de mujeres en puestos directivos de un 9% en 1994 hasta un 31% en 2019, así como las de capital extranjero, que han pasado de un 10% de mujeres en puestos ejecutivos a un 21%. Un porcentaje que supone un resultado positivo, pero aún insuficiente.

Según explica Ceinsa las mujeres presentan un “porcentaje de abandono” a mitad de carrera profesional de las responsabilidades ejecutivas superior al de sus homólogos varones. Lo cual también debe hacer reflexionar al empresariado español.

Sector servicios y de gran consumo, las más igualitarias Si atendemos a la igualdad de género en puestos directivos por sectores, la realidad es que la actividad de la compañía es un factor clave para determinar la presencia de la mujer en puestos ejecutivos.

Tanto es así que son las empresas de servicios y productos de gran consumo las que tienen mayor presencia de mujeres (30% y 31%, respectivamente), y aquellas dedicadas a actividades industriales clásicas donde hay un porcentaje menor, algo que se ha mantenido durante más de dos décadas.

Las empresas con más mujeres directivas son más rentables

Siguiendo este esquema, es igualmente llamativo que las compañías que cuentan con mayores mujeres en puestos directivos son más rentables. Así lo justifica Bank of America Merrill Lynch que describe que en los últimos siete años las compañías del índice Standard & Poor's 500 en las que al menos el 25% de los ejecutivos eran mujeres generaron mayores rentabilidades financieras del capital con relación al promedio.

Tal y como exponen estos expertos, la diversidad de género “puede generar mejores rendimientos económicos”. En esta línea, las empresas con mayor diversidad de género tienen un 15% más de probabilidades de ver cómo sus ingresos operativos superan la media de la industria.

De igual modo, la entidad norteamericana considera que las compañías con mayor número de ejecutivos mujeres han experimentado históricamente menos volatilidad en los precios de las acciones y sus beneficios. De este modo, las empresas que invierten en mujeres tienden a tener cualidades “más favorables y, con el aumento en la inversión de impacto, una creciente base de inversores”, declaraba la firma.

Artículos relacionados