Medios ju­rí­dicos an­ti­cipan que Garcúa Castellón no tar­dará mucho en aceptar la so­li­citud

FG será imputado por el espionaje encargado por el BBVA a Villarejo

La fis­calía de Anticorrupción re­clama a García Castellón el pro­ce­sa­miento del ex pre­si­dente del BBVA

Francisco Gonzalez, ex presidente de honor del BBVA
Francisco Gonzalez, ex presidente de honor del BBVA

Poco a poco se des­grana la ma­deja del es­pio­naje en­car­gado por el BBVA de Francisco González al ex co­mi­sario Villarejo contra sus su­puestos enemigos po­lí­ti­cos, em­pre­sa­riales y pe­rio­dís­ticos . Tal como se an­ti­ci­paba desde este medio hace se­ma­nas, la Fiscalía Anticorrupción ha so­li­ci­tado al juez García Castellón la impu­tación del que fuera el pre­si­dente más cons­picuo del BBVA du­rante más de 20 años. La suerte está echada: existen in­di­cios de cri­mi­na­lidad en la con­tra­ta­ción.

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado la imputación del expresidente de BBVA Francisco González, por los pagos ligeramente superiores a los siete millones de euros que la entidad realizó al entramado empresarial del comisario jubilado José Manuel Villarejo.

El Ministerio Fiscal solicita al magistrado instructor la citación en calidad de investigación del expresidente de la entidad, la cual ya fue imputada por los encargos al ex policia ahhora en prisión preventiva. Las primeras diligencias acordadas por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 en esta pieza consistieron en llamar a declarar como imputados a nueve exdirectivos de la entidad, entre los que se encuentran el exjefe de seguridad, el comisario Julio Corrochano, y el ex CEO Ángel Cano.

Todos ellos guardaron silencio ante el juzgado a excepción del que fuera presidente de Distrito Castellana Norte Antonio Béjar. El exresponsables del departamento riesgos y operaciones se desmarcó de la línea de defensa trazada por el resto de directivos imputados y mostró su colaboración desde el principio con las pesquisas que se siguen en esta pieza novena de la macrocausa contra el comisario jubilado.

En la misma se indagan los contratos firmados durante más de una década con Cenyt y que arrancaron en el año 2003 en el marco de la operación Trampa. La misma consistió en el espionaje a altos cargos del Gobierno y empresarios de renombre ante la sospecha del banco de que existía un intento de asalto por parte de Sacyr.

Artículos relacionados