La Fiscalía ace­lera el pro­ce­sa­miento del ex pre­si­dente y de otros doce altos cargos del banco

FG será imputado en el caso BBVA-Villarejo y probablemente enviado a prisión

Anticorrupción pide la impu­tación y la ci­ta­ción de FG por cohecho y re­ve­la­ción de se­cretos

francisco gonzalez
francisco gonzalez

El dos fis­cales de Anticorrupción en­car­gados del caso BBVA-Villarejo ya han mo­vido ficha con la pe­ti­ción al ma­gis­trado García Castellón de la Audiencia Nacional para la impu­tación y ci­ta­ción de Francisco González, ex­pre­si­dente del BBVA hasta hace casi un año. El an­tiguo broker de­berá res­ponder ante "los in­di­cios só­li­dos" de que fue el que or­denó las con­tra­ta­ciones del co­mi­sario ju­bi­lado y en la ac­tua­lidad en pri­sión pre­ven­tiva. El Ministerio Público es­grime los de­litos de cohecho y re­ve­la­ción de se­cre­tos. Los de­litos están pe­nados con más de nueve años de pri­sión.

A Francisco González (FG), presidente del BBVA hasta poco más de un año, se le puede amargar el turrón navideño. La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado al juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, su citación como investigado (la figura que antes era de imputado) por los encargos de espionajes realizados al comisario retirado José Manuel Villarejo.

Tras la imputación del propio BBVA como persona jurídica en este caso, y tras dos aplazamientos de declaración, Anticorrupción aviva un caso que ya se remonta en el tiempo y que se había visto ralentizado en las últimas semanas ante la celebración de las elecciones generales del 10-N, como ya avanzara Capital Madrid el pasado día 8 de noviembre.

FG afronta los delitos de cohecho y revelación de secretos, penados hasta con nueve años de prisión mayor, después de que el Ministerio Público haya detectado "indicios sólidos" de que fue él quien ordenó la contratación de Villarejo cuando aún estaba en activo como comisario.

** FG, a lo suyo**

En un comunicado hecho público después de conocerse la petición, FG ha expresado su intención de "colaborar" con la Justicia y, como en muchos oro caso judiciales históricos, con es el caso de Richard Nixon en el Watergate, ha asegurado que "se enteró por la prensa".

Por el momento, el BBVA guarda silencio sobre la petición de imputación del que fuese durante casi dos décadas presidente ejecutivo único, así como las que también recaen sobre Juan Asúa, el actual asesor personal del presidente Carlos Torres, o sobre Eduardo Arbizu, que dejó la dirección de Regulación y Control Interno a finales de julio, cuando fue imputado el propio BBVA como persona jurídica.

Nuevos imputados

Junto a Francisco González, Anticorrupción ha pedido la imputación de Juan Asúa, asesor personal del actual presidente de la entidad financiera, Carlos Torres, quien en diciembre de 2018 le nombró Senior Advisor to the Chairman. Fue responsable en el BBVA de España y Portugal y responsable de Corporate&Investment.

También se pide la declaración como imputado del responsable de Regulación y Control Interno del BBVA, Eduardo Arbizu, cuya salida trascendió un día después de que el juez imputase formalmente a la entidad financiera por el caso Villarejo.

En total, han quedado sujetos a investigación y eventual procesamiento una decena de altos cargos del banco, incluido el que el ex CEO de la entidad, Ángel Cano, y el otrora jefe de Seguridad, Julio Corrochano, supuesto interlocutor de Villarejo y para quien el juez impuso una fianza de 300.000 euros. Asimismo, están investigados su sustituta en el cargo, Inés Díaz Ochagavia; el jefe de grupo en el equipo de Seguridad del banco Nazario Campo Campuzano; el director de Red Banca Comercial en la entidad Ignacio Pérez Caballero; el que fuera jefe de Riesgos para España y Portugal y después responsable de BBVA Real Estate Antonio Béjar González, el miembro hasta 2018 del Comité de Dirección Ricardo Gómez Barredo y a su ex director de Finanzas, Javier Malagón Navas, informa moncloa.com.

Anticipo de su jubilación

Cuando se destapó toda este trama de escuchas ilegales a altos cargos del Gobierno, empresarios y algunos periodistas, Francisco González adelantó su retirada como presidente ejecutivo del BBVA en casi un año y dejó las riendas al entonces consejero delegado, Carlos Torres.

Torres, y su número dos Onur Genç, llevan desde primeros de 2019 asegurando su colaboración con la Justicia y con el compromiso de esclarecer todos los datos de la investigación interna que se ha desarrollado en el banco. Eso sí, en todo momento los máximos responsables del segundo grupo bancario han declinado compartir sus pesquisas porque el caso aún está bajo secreto de sumario.

Impacto limitado

La actual cúpula del BBVA también defiende desde hace meses que el caso FG-Villarejo no ha tenido impacto alguno en su actividad bancaria y tampoco en la cotización del banco. Incluso, tanto Torres como Genç se han jactado de que los analistas internacionales ni tan siquiera preguntan sobre este asunto.

El actual consejero delegado del banco reconocía hace algunos meses un impacto reputacional, al estar presente casi a diario en los distintos medios de comunicación por este asunto. Sin embargo, Onur Genç reculaba durante la presentación de los resultados del tercer trimestre, presentados a finales de octubre, al asegurar que la reputación del BBVA se había mantenido "estable" a lo largo de este año.

El juez García-Castellón ya había imputado y citado a una decena de directivos del banco, entre ellos al exconsejero delegado Ángel Cano. La más que probable imputación de Francisco González en este caso pudiera ser el primer movimiento para que algunos otros directivos o consejeros se vieran en la misma situación, incluido el actual presidente Carlos Torres.

Artículos relacionados