Solo un 9% de los inversores institucionales europeos son escépticos a la inversión sostenible

Medio Ambiente
Fondos sostenibles

Un 9% de los inversores institucionales europeos se han mostrado escépticos a la inversión sostenible, lo que supone seis puntos porcentuales menos que hace dos años, un avance en línea con el incremento de la preocupación por el cambio climático, según una encuesta realizada por Schroders.

El informe asegura que el número de escépticos de la inversión sostenible ha caído cerca de un 50% en los últimos tres años a nivel global y la lucha contra el cambio climático se ha convertido en una cuestión clave para los accionistas.

La proporción de inversores a nivel mundial que no creen en la inversión sostenible pasó del 20% en 2017 al 11% este año. Este descenso ha sido más acusado en América Latina, donde los escépticos pasaron del 29% en 2017 al 12% de 2019.

El cambio climático también se ha convertido en el área de compromiso más importante para los inversores de todo el mundo, superando incluso a las estrategias corporativas de las empresas.

La transparencia en las cuentas, los escándalos de soborno y corrupción, la diversidad y los derechos laborales aumentaron en importancia como temas claves en la gestión responsable de las compañías.

EL 75% ESPERA QUE LA INVERSIÓN SOSTENIBLE CREZCA Tres cuartas partes de los inversores encuestados declararon que esperan que la inversión sostenible crezca en importancia en los próximos cinco años, lo que representa un aumento sobre el 67% registrado en 2017.

De hecho, un 84% de los inversores europeos esperan que la inversión sostenible aumente en importancia en los próximos cinco años. La proporción más baja correspondió a los inversores de la región de Asia-Pacífico, donde sólo un 67% anticipa que crecerá en importancia.

SUPONE UN RETO Sin embargo, la inversión sostenible sigue siendo un reto para los inversores, ya que el 76% de los encuestados de todo el mundo afirma que ha encontrado dificultades, en consonancia con el registrado en 2017.

El 10% de los inversores de Europa afirmaron que la integración de la sostenibilidad en el proceso de inversión era el método por el que preferirían implementar consideraciones sostenibles en sus carteras, según Schroders.

Artículos relacionados