Los grandes fondos ha­bían en­trado tras los re­sul­tados y los ba­jistas re­tro­ce­dían

El acuerdo PSOE-Podemos paraliza el último espaldarazo inversor a la banca

Los in­ver­sores se ponen de nuevo a la de­fen­siva pero los re­sul­tados tri­mes­trales ejercen de dique de con­ten­ción

banca
Banca en Bolsa.

La coa­li­ción fir­mada este martes por el PSOE y Unidas Podemos se ha cru­zado en el ca­mino de las co­ti­za­ciones de los bancos des­pués de una tem­po­rada de re­sul­tados que, a grandes tra­zos, había dado un es­pal­da­razo al sector en bolsa. Los grandes fondos ha­bían man­te­nido las po­si­ciones que to­maron antes y des­pués de la pre­sen­ta­ción de las cuentas tri­mes­trales y los in­ver­sores ba­jistas ha­bían sa­cado la ban­dera blanca. Quienes se pre­gun­taban por la du­ra­ción de este tregua ya tienen res­puesta.

"El acercamiento de PSOE y Unidas Podemos es una mala noticia para la banca, porque el partido liderado por Pablo Iglesias quiere aplicar un 'impuestazo' al sector y aboga por el papel de Bankia como banco público. Pero a la espera de acontecimientos, hay razones para creer que Sánchez y en última instancia Bruselas impondrán grandes líneas rojas respecto al sector financiero. Para gobernar tendrá que hacer encaje de bolillos, porque la desaceleracion da muy poco margen a las aventuras",señalan en fuentes bursátiles.

Con estas cartas en clave política sobre la mesa, el mercado no ha podido mantener su último espaldarazo a la banca. El sector, que había recibido sin turbulencias el resultado de las elecciones (antes del abrazo entre Sánchez e Iglesias, Bankia lideraba el Ibex 35 con una subida superior al 2% y el conjunto de la banca avanzaba posiciones), se vino abajo con estrépito tras conocer el acuerdo. Bankia, Sabadell y CaixaBank perdieron entre un 2% y un 4,5% con una fuerte crecimiento de las órdenes de venta.

El papel más nervioso ha hecho acto de aparición, aunque de momento la sangre no llega al río. El índice Ibex 35 Banks que agrupa a los seis bancos del Ibex 35 perdió un tolerable 1,5% y sigue cómodamente por encima del nivel de los 500 puntos que recuperó hace un mes y sobre el que volvió a encaramarse tras la corrección de finales de octubre, que coincidió con los malos resultados de varios grandes bancos europeos. Por lo tanto, hubo nervios pero en ningún caso momentos de pánico.

Ajustando a la baja

Los grandes gestores internacionales están cada vez más de acuerdo en que ya no hay muchas razones para seguir ajustando a la baja las ya muy castigadas valoraciones del sector. Por lo menos en el más rabioso corto plazo. "Se había descontado un escenario muy negativo antes de las cuentas de resultados, que no se ha cumplido. Aunque a muy duras penas, los bancos españoles aguantan el tirón de los tipos cero y además se ha rebajado un poco el pesimismo sobre la economía europea", señalan en un gran 'broker' internacional.

Los números de la bancos en bolsa desde que presentaron sus resultados a partir de la última semana de octubre dicen que, a pesar del varapalo del martes, cuatro de las entidades del Ibex han mejorado su cotización, excepto Santander y Bankia. Y también que los bancos domésticos, donde muchos inversores han tomado posiciones a precios que consideran como una oportunidad a corto plazo, lo están haciendo sensiblemente mejor que los dos grandes y diversificados geográficamente desde entonces.

La temporada de resultados también ha servido para apaciguar a los inversores bajistas, que han sacado a la banca doméstica (en la grande hace mucho tiempo que no se dejan ver) del centro de la diana. Un retirada táctica que la incertidumbre política puede acortar en el tiempo, aunque los expertos descartan un cambio de tendencia radical a corto plazo. Creen que la banca va a estar bajo vigilancia, pero no esperan (en absoluto) una avalancha de ventas a corto plazo una vez que los vendedores más temerosos terminen con sus órdenes de venta. En cualquier caso, la expectativa de un fin de año plácido para la banca española ha terminado. Toca empezar de nuevo.

Artículos relacionados