Monitor de Innovación

Pekín ya ha asig­nado me­dios y per­sonal para dar el nuevo salto

China da el primer paso hacia el 6G

La ve­lo­cidad de des­carga casi du­pli­cará a la del aún em­brio­nario 5G

China
China

La tec­no­logía es como un res­friado: aún no has ter­mi­nado de es­tor­nudar y ya te está pi­cando la nariz de nuevo. Con las fun­cio­na­li­dades -y ries­gos- del 5G aún ca­li­brán­dose, China ha con­fir­mado, a través de su mi­nis­terio de Ciencia y Tecnología, que ha des­ti­nado un equipo de tra­bajo para co­menzar las la­bores de in­ves­ti­ga­ción y desa­rrollo de las redes de la ge­ne­ra­ción si­guiente, esto es, el 6G.

El anuncio se produjo el pasado jueves 7 de noviembre, tan sólo unos pocos días después de la inauguración comercial del 5G en el gigante asiático. Wang Xi, ministra al frente de la citada cartera, ha aclarado que la fase actual en la que se encuentra el proyecto es de exploración, lo que no ha impedido que el ministerio asigne la labor de asesoramiento y promoción del 6G a un grupo de 67 especialistas de diversas instituciones académicas y empresariales. Este equipo será el encargado de guiar los pasos de las autoridades en lo tocante a la nueva tecnología.

El sector público, en este caso, ha ido a remolque de la iniciativa privada. La compañía de comunicaciones china Huawei confirmó el pasado septiembre a través de su fundador, Ren Zhengfei, que la compañía ya está inmersa en el I+D del 6G.

Se da la circunstancia de que este espaldarazo a la innovación en las telecomunicaciones por parte del coloso empresarial se produce en medio de la cruenta guerra comercial entre Pekín y Washington, en la que Huawei es uno de los principales perjudicados.

Sin conocer aún del todo el 5G, el 6G ofrece el doble

Aún no se han delimitado por completo las aplicaciones y funcionalidades del 5G, cuyo proceso de expansión y asentamiento en el mercado promete ser mucho más costoso y complejo que el del ya casi obsoleto 4G. Sin embargo, lo que sí es ya de público conocimiento es que este paso de gigante en las comunicaciones palidecerá en comparación con las colosales magnitudes del ingenio que China ya se ha puesto a investigar.

Mientras el 5G promete una velocidad de 20 Gbps (gigabits por segundo) frente al tope de 1 Gbps del 4G, se especula con que el 6G podría llegar a casi duplicar esas cifras.

El área que más se beneficiará de los cambios será el de la Inteligencia Artificial (IA). El abismal salto en capacidad permitirá implementar sistemas de toma de decisiones en los sistemas, incrementando su eficiencia y fiabilidad. Esto permite augurar una auténtica revolución en sectores como los vehículos autónomos y el Internet de las cosas.

Artículos relacionados